Grupos minoritarios insisten en la confrontación y anoche se registraron nuevos choques entre Esmad y manifestantes en Bogotá.

En el día de la conmemoración de la Batalla de Boyacá se realizaron varias marchas pacíficas en la capital, sin embargo, en la noche se quedaron grupos minoritarios de la autodenominada primera línea en los alrededores de los portales Suba y Américas en donde se presentaron duros enfrentamientos entre policías y manifestantes, y la violencia volvió a ser protagonista. También se denunciaron ataques a las misiones médica y de derechos humanos.

Las movilizaciones se realizaron en 6 puntos de la capital, pero la mayoría de manera pacífica, incluso coincidieron con el clásico capitalino entre Millonarios y Santa Fe, aunque hay que destacar que a pesar de la presencia de hinchas en las afueras del Campín, todo transcurrió en calma.  

Pero el problema es que algunos manifestantes insisten en los bloqueos y perjudican la movilidad de miles de ciudadanos, hecho que no está permitido y es en donde las autoridades intervienen. Sin embargo, en el día no actuó la fuerza pública, pero en la noche sí fue necesaria la intervención del Esmad porque un grupo de personas detuvo todo el tráfico en inmediaciones del portal Américas, incluyendo los articulados de Transmilenio, los cuales debieron retornar en la estación Banderas. Igualmente se canceló el servicio de alimentación.    

En otro punto donde se mantuvieron bloqueos hasta horas de la noche fue en inmediaciones del portal de Suba. La policía con su escuadrón móvil debió intervenir en los dos puntos para recuperar la movilidad, hecho que causó enfrentamientos que se prolongaron casi hasta la media noche; ocho personas fueron capturadas y al menos 30 personas resultaron heridas tras la intervención del Esmad.

Durante los choques se denunciaron ataques a misiones médicas y de derechos humanos, producidos por algunos grupos de manifestantes, y la Personería Distrital denunció la agresión a una de las funcionarias de la entidad durante los disturbios en Suba.   “No es posible que estos hechos sigan ocurriendo. Respetamos y garantizamos la protesta pacífica, pero esto no hace parte de la protesta pacífica. Es un acto vandálico que rechazamos desde la Personería”, dijo una funcionaria de la entidad.

 Durante las protestas también resultó vandalizado un bus del SITP y el CAI de Santa Librada, en la localidad de Usme.

Foto: Gustavo Torrijos (archivo)