Luego del fuerte aguacero de anoche, tres barrios de la comuna cinco resultaron inundados de nuevo afectando a cerca de 300 familias que habitan en los conjuntos residenciales Nuevo Colón, Acacias II y Mirador de San Ignacio.


Nuevamente las familias soachunas tuvieron que soportar las inclemencias del tiempo y pasar la noche sacando agua con escobas y baldes, pero lo que más indigna a estos habitantes es que ya pasó un año desde la temporada invernal anterior y las cosas siguen igual.

Según los vecinos, las inundaciones obedecen a trabajos que adelante la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá en donde están canalizando las aguas negras que bajan de los barrios de Altos de Cazucá.

“Por lo menos llevamos cuatro inundaciones en el último mes y nadie nos pone cuidado, y el mal olor de las aguas negras está afectando la salud de todos nosotros, especialmente de los niños”, explicó José Pineda, afectado del invierno.

De nuevo estos habitantes piden solución a los problemas de inundación que enfrentan, pero en especial a la Empresa de Acueducto que agilice los trabajas para que la negligencia de los contratistas no los afecte de nuevo.