Para obtener la confianza de la ciudadanía en las urnas, hay que demostrar la capacidad de resolver los problemas de los soachunos y marcar un proyecto cierto, tener ideas, un compromiso social serio y ser capaz de conducir honestamente los destinos de quienes se piensa gobernar.


No se puede pensar en elegir para desempeñar el primer cargo municipal, a quien-a más de ignorante-tiene cuestionada su conducta moral, porque gobernar no es solo favorecer a unas cuantas personas. Gobernar es, también, permitir el pleno desarrollo de las fuerzas sociales. Es que eso de la ignorancia es tan importante que plantea un problema que, lamentablemente, es frecuente, aunque ya no norma general en Soacha, porque se han visto ocupar cargos de enorme responsabilidad y poder, a personas que carecen de las calificaciones mínimas para ello. Y entonces, terminamos preguntando: Cómo es posible que una persona sin preparación alguna llegue a un cargo de importancia? Cuáles son los mezquinos intereses y mecanismos que permiten semejante barbaridad? Y terminamos respondiéndonos: Por aquello de los compromisos de que te nombro a ti, pero me nombras a mí. Y así se llega al final del cargo en medio del más absoluto inmovilismo y la más descarada corrupción.

De una corrupción que vale la pena que se hable, porque es un fenómeno que se ha visto y que sazona la vida pública y crece las fortunas privadas de sus protagonistas con tanta desmesura y desvergüenza, como la tolerancia social e “inmunidad” que se prevalen.

Siendo esto tan grave, no lo es menos la inanidad moral de algunos de nuestra clase política y de los funcionarios obligados a investigarla, sin cuyo silencio, impotencia o complicidad, en algunos casos descarada, difícilmente hubiese sido posible este espectáculo. Al fin y al cabo, en manos de los partidos, de los legisladores y de la Personería, como agente del Ministerio Público, está la responsabilidad de enmendar y averiguar el alto índice de corrupción que las conductas que se denuncian se dejen prescribir irresponsablemente y sin el menor sonrojo del funcionario que da cuenta de la ocurrencia, por su culpa, de este fenómeno jurídico, o que supuestamente, ocurren en la misma Contraloría Municipal.

Para que piensen lo que quieran, nuestros lectores, les recuerdo que en el “Lazarillo de Tormes” su autor propone una escena en la que el ciego y Lázaro se disponen a comer unas uvas cogidas de una cepa cercana al camino. Ambos inician la tarea y cuando del racimo ya solo queda el escobajo, el ciego le dice a Lázaro que le ha engañado, pues ha comido los granos de tres en tres. Sorprendido, Lázaro le pregunta acerca de la causa de tal afirmación y la respuesta del ciego es contundente: “porque yo comía de dos en dos y tú callabas”?

Quién de los tantos candidatos a la Alcaldía y Concejo tendrá la suficiente entereza para poner coto a tan miserable situación? Y quién tendrá el suficiente liderazgo que a más de los requisitos que se han señalado, son imperativo para gobernar y gobernar bien? Quién será capaz para que desde ahora, encabece la batalla para la recuperación de la dignidad de la política y busque la salvación de ella? Y, sobre todo el pensar que salvar a la política del descrédito requiere, entre otras cosas, ampliar su espacio, pues cuando menor sea este, mayor es el riesgo para que unos pocos indeseables acampen en ella, prostituyendo el mejor instrumento del que dispone la gran mayoría de los ciudadanos para poder aspirar a una vida mejor en Soacha.

Por esto, muchos de los electores asisten a los comicios como espectadores pasivos e impotentes; unas veces aburridos, otras angustiados; y siempre disgustados ante la imagen nada edificante de una lucha basada en intereses que les son ajenos. Por eso muchos no votan, pero deben pensar que ahora pueden mostrar su inconformidad, votando en blanco porque este voto ahora sí vale, hasta el punto que puede imponer la anulación de las elecciones, cuando esta situación se da mayoritariamente, para convocar unas nuevas, con candidatos diferentes.

Después de la inscripción que se viene haciendo de candidatos para la Alcaldía y Concejo, como en el socorrido refrán popular, le ha salido una pata al cojo, pues en el el último momento se interpuso la Dirección Nacional Liberal para dilatar la entrega del aval para el candidato de ese partido al primer empleo del Municipio. Y hace un par de días apareció, como el Lázaro de la leyenda Bíblica, para entregar tal aval al candidato de la disidencia, premiándole y obligando al Directorio Municipal del “otrora” Partido Liberal, a sumarse al apoyo de tal aspirante, señor Nemocón, porque hay que detener a otro candidato ya inscrito por otra disidencia, Cambio Radical, y que no es del agrado del Director Nacional don Rafael Pardo, como si los candidatos de Soacha tuvieran la obligación de servirle a este señor que ya fracasó en su intento de llegar a ella y necesita de incondicionales que le ofrezcan sus votos.

Personalmente no voy a votar en las elecciones de mi tierra, por la potísima razón de encontrarme residiendo fuera del país. Pero aspiro sí a que quienes tengan la suficiente capacidad para dirigir los destinos de mi tierra, tengan también la suficiente libertad para participar en tales elecciones, aunque no sean de mi agrado. Y a la persona a quien me refiero, no se le puede impedir, salvo impedimento legal que desconozco, a elegir y ser elegido, como está consignado en la Constitución de mi país, seguramente muy a pesar del señor Rafael Pardo.

Cuando residía en mi tierra, no voté por Fernando Ramírez Vásquez, familiar de mi señora esposa, ya desaparecida y, ahora, seguramente, tampoco lo habría hecho, pero sí defiendo su libertad para cumplir su aspiración, así como la del señor Rafael Pardo para llegar a la Presidencia de Colombia, por lo que sería incapaz de ponerle trabas con algo diferente a mi propio voto en contra.

El señor Director Nacional de mi partido, el Liberal, no ha sido imparcial cuando respaldó para la Alcaldía de Soacha a Juan Carlos Nemocón, representante de la “U” en una disidencia dentro de la misma agrupación nacional que dirige y que traerá graves connotaciones y dudas dentro del Directorio Municipal a quien impuso, además, la obligación de respaldarlo en las próximas elecciones. Será el responsable de lo que ocurra en el Gobierno de Soacha.

Con todos estos antecedentes, ahora entiendo y comparto la razón de las opiniones expresadas tanto por el director de www.periodismopublico.com como por prestantes liberales de Soacha por lo que sucedería ante las preferencias de la Jefatura Liberal Nacional por el candidato Urbanizador, pero nada señaló en cuanto a la obligación de colocar en las listas a la mujer como lo dispone la Ley. Aquí las opiniones anunciadas:

Independientemente de la decisión que tome la Dirección Nacional creo que se debe parar ya este juego “vergonzoso” que solo general zozobra e incertidumbre entre los habitantes de un Municipio, que lo único que ha hecho a través de la historia es aportarle al partido los votos para que sus candidatos a los diferentes cargos de elección popular disfruten del poder elección tras elección, con pocos resultados para una ciudad que lo ha dado todo……….”
www.periodismopublico.com

La abstención en Soacha en las próximas elecciones. No hay equivocación alguna al expresar esta frase porque sencilla y llanamente, las directivas del partido liberal, tanto nacional como departamental no tienen el talante político para avalar candidatos, ya sea para la Alcaldía como para el Concejo Municipal que representan al partido liberal en la contienda electoral del 30 de octubre………”
Pedro Julio Sánchez Vásquez. (Columnista)

Comunidad liberal de Soacha preocupada.- Nos dimos a la tarea de hablar con personas seguidoras del Partido Liberal Colombiano en Soacha y nos enteramos con sorpresa que tienen una controversia con el tema de la adjudicación del aval a uno de los candidatos inscritos por esa colectividad a la Alcaldía de Soacha; incluso rumoran que la decepción es grande porque dentro de la Dirección Nacional Liberal supuestamente influyen muchos para que no se adjudique aval y se pronuncie públicamente mediante resolución su adhesión al candidato de la “U”, que recientemente ganó la consulta popula……..”
René Rodríguez. ( Columnista)

Después de lo anotado en esta columna y hecha la transcripción de apartes de lo aportado por la dirección del periódico que nos acoge, lo único que nos queda es decir ¿A DON DE VAMOS?

[email protected]