Será posible restaurar la cárcel de Zaragoza y el matadero municipal para convertirlos en espacios públicos que sean aprovechados para la difusión de experiencias artísticas?


Pues este es el propósito de la mesa Autónoma de Jóvenes del municipio, a partir del laboratorio de investigación de Arte Natural de Gilveranio Riaño.

“ENCARCELARTE en Zaragoza, Los humanos viven en una cárcel… de puertas abiertas Y HACESINARTE en el matadero municipal, En la muerte… terminan las vanidades del mundo”, es el slogan del proyecto de curaduría artística para estos inmuebles patrimoniales. La idea es imaginar y recrear la memoria de dos lugares diferentes que han marcado momentos en la historia de Soacha, los cuales tienen una relación estrecha por sus múltiples significados conceptuales, materiales e inmateriales ante la vida, como son la cárcel de Zaragoza y el matadero municipal.

Lo que se quiere es tener un observatorio de cultura donde los jóvenes y todos los interesados en tener prácticas de desarrollo social y cultural aprovechen los espacios públicos, recuperen las memorias, la transformación de estos lugares y la sensibilización ante diferentes problemáticas en derechos humanos. Se trabaja también en la creación de públicos y en la difusión de las diversas expresiones artísticas de Soacha, buscando formas alternas de formación y autoformación que permitan el autoreconocimiento personal acerca de la contribución que se puede hacer para el posicionamiento de la cultura en todas sus facetas.

“Hay muchos artistas en el municipio que no tienen dónde trabajar, el desarrollo está obstruido porque no hay una escuela de formación; se pueden producir muchas cosas, pero si no hay gente que las admire, el trabajo está perdido”, es la opinión de Gilveriano Riaño.

Esta propuesta fue presentada el pasado mes de octubre y se mostrarán resultados en el mes de la juventud y en el festival Sol y Luna de 2010.

También se busca el apoyo formativo y financiero para la escuela Santo Domingo y así destacar al municipio por sus potencialidades y no por la problemática de desplazamiento o violencia.