Sin piso quedó la hoy mentirosa cifra que en Soacha hay más de 400 uniformados luego de un análisis que reveló el secretario de gobierno Rafael Mariño, el cual evidencia que la sexta ciudad más grande del país es cuidada únicamente por 26 uniformados distribuidos en 13 frentes de seguridad.


periodismopublico_1-74.jpg

El titular de la cartera de gobierno dio a conocer las cifras exactas de uniformados asignados para el municipio y dijo que hablar de 473 policías es cierto estadísticamente, pero mentiroso operativamente. “Nosotros tenemos 240 policías profesionales, 80 son del programa ‘Policía de mi barrio’ con el agravante que ellos no están capacitados para operativos ni enfrentamientos, y hay 153 bachilleres que sirven solo como auxiliares, son simplemente apoyo para las vías, la alcaldía, para pararse en las puertas, pero no pueden ser utilizados en actividades operativas o de orden público”.

El secretario reveló que de los 240 policías profesionales con que cuenta la ciudad, 40 pertenecen a la Sijín, 10 a la Sipol, 36 están en cargos administrativos, otros son asignados a la Policía Ambiental, de Infancia y Adolescencia, Turismo, se incluyen los comandantes y subcomandantes, y sólo 26 están directamente asignados a los 13 frentes de seguridad, que realmente son los que cuidan a la ciudadanía. “Soacha tiene 13 cuadrantes, es decir, dos por comuna. Cada cuadrante tiene 6 policías, ellos se dividen en tres turnos, lo que quiere decir que hay dos policías activos permanentemente por cuadrante, indica que hay 26 uniformados cuidando una ciudad de cerca de un millón de habitantes”, manifestó Mariño.

Si la anterior cifra se traslada a cada comuna, el panorama es igual de crítico. Hay sólo cuatro policías para los dos cuadrantes, lo que indica que alrededor de 150 mil personas son custodiadas por 4 uniformados. “Esta es la realidad y no la podemos tapar, las condiciones delincuenciales de Soacha no pueden ser peores en este momento, y hay que reconocer que la delincuencia ya se dio cuenta de esta debilidad y muchas veces llama la atención en un lugar para obligar a las autoridades a dejar desprotegida cierta zona y poder actuar”, indicó el secretario.

Convocatoria-comunal.soacha

Convocatoria-comunal.soacha

La irresponsabilidad del Estado

Para Mariño, las autoridades competentes han venido tratando a Soacha con un alto grado de irresponsabilidad debido a que conocen la problemática, pero no aportan a la solución:

“La realidad es que el gobierno nacional y las entidades a quienes les corresponde ubicar la policía están tratando a Soacha con una inmensa irresponsabilidad, con una falta de dignidad y de igualdad. Miremos a Bosa y Ciudad Bolívar que tienen unos medios socioeconómicos y culturales, y una problemática similar a la nuestra. Ellos manejan entre 70 y 90 cuadrantes y nosotros solo tenemos 13 para una ciudad mucho más completa, con el agravante que a Soacha todos los días están llegando personas, desplazados, no sabemos nada de ellos, pero a medida que llegan se incrementa las inseguridad, el homicidio, los delitos, y esto sucede porque lo que está llegando no es lo mejor; aquí lo delicado es que todos sabemos lo que está ocurriendo, se habla que Soacha es una bomba de tiempo, pero lamentablemente ni el Estado ni nosotros hemos tenido la entereza, la capacidad y la responsabilidad de poder hacer un análisis claro y real de la situación del municipio para decir que aquí deberían funcionar por lo menos entre unos 80 y 100 cuadrantes”.

Lo que se requiere

El municipio está pidiendo, en principio, 222 policías profesionales, patrulleros que tengan la capacidad de reacción, de hacer operativos, de estar al frente de las dificultades que la ciudad vive a diario. Hay que ser claros que a Soacha no le sirve que envíen más auxiliares porque lo que se requiere es personal activo, que tenga la capacidad clara de enfrentar las vicisitudes y la problemática de inseguridad que sus habitantes viven constantemente.

“Estamos tratando de ubicar 50 cuadrantes en la ciudad para que por lo menos dos o tres comunas queden con 10 cuadrantes y las otras con ocho o nueve. Si tenemos ese promedio tendríamos 20 unidades permanentes por comuna y 10 motorizados con su respectivo ayudante en cada uno de los sectores, pero en este momento no tenemos como”, precisó el secretario.

Pero, según Mariño, la inseguridad en el municipio no solo obedece a la falta de policías. A este factor le atribuye el 60% del problema y dice que el otro 40% es falta de política institucional.

“No hay prevención, no hay presencia real de la administración, no hay programas de manejo a la juventud. Sin embargo estamos trabajando con algunos grupos especializados en cultura ciudadana, estamos reorganizando a los promotores de paz y convivencia, y la idea es implementar una serie de programas de sensibilización y apoyo para involucrar a la ciudadanía al tema de la seguridad”.

Una de las esperanzas que el municipio tiene para incrementar el número de uniformados reales es la puesta en marcha del nuevo comando de Policía que próximamente será inaugurado por el mismo presidente de la República, pero mientras eso sucede, las calles de Soacha seguirán ‘inundadas’ de delincuentes y la presencia de agentes seguirá tan escasa que será evidente su impotencia para controlar a los violentos que cada día se fortalecen más en las calles de una ciudad desamparada y desprotegida por el mismo Estado.