“Tenemos un escudo para soportar la situación. En este momento hay 17 paladragas trabajando en el rio Bogotá porque es evidente que está cayendo mucha agua, pero de la misma manera está saliendo. Eso es lo que buscamos, que el agua no se represe y no se produzcan inundaciones”, afirmó el gobernador de Cundinamarca, Andrés González Díaz.


El Mandatario Departamental, afirmó que al mismo tiempo se están dragando a todo vapor los canales en la zona de Ubaté, Lenguazaque y Susa para evitar que se desborden. “Con toda certeza vamos a tener más deslizamientos, porque las montañas están húmedas y con los nuevos aguaceros es inevitable que ocurra. Ya los tuvimos entre Zipaquirá y Pacho y en la vía Guaduas – Honda, pero ya se han removido los derrumbes y estamos con todo el sistema vial de Cundinamarca en plena transitabilidad, pero con la presencia permanente de los equipos de emergencia”, subrayó.

Igualmente, en el Departamento se han dispuesto medidas para que los habitantes de los distintos municipios obren con cautela y prudencia. Para citar una de ellas, se ha recomendado no conducir durante las horas de la noche, y tampoco hacerlo cuando esté lloviendo, para evitar así que se produzcan pérdidas de vidas humanas.

El Gobernador afirmó que a raíz de las últimas lluvias se han presentado numerosas familias afectadas, sin embargo se ha realizado la atención con ayudas humanitarias en municipios como Caparrapí, El Rosal y en algunos barrios de Facatativá. “Estamos al frente de la situación. Y todo el plan de prevención y de reacción está en marcha”, enfatizó.

También, como medida preventiva, se están monitoreando las diferentes vías, y se dispondrá la interrupción inmediata de las mismas en el momento en que sea inminente el mínimo riesgo, para evitar así que haya vehículos atrapados o accidentes que terminen con la pérdida de la vida. Al respecto, González Díaz afirmó que existe una vigilancia especial en la vía zipaquirá – Pacho – La Palma – Yacopí, pues este sector de Rionegro es el que está siendo más golpeado por la emergencia invernal.

“En Útica, avanzamos en lo que hemos llamado la muralla china, un muro de contención que nos evita hacerle frente a cualquier otra avalancha. Igualmente, vamos con paso muy firme en la reconstrucción total de la carretera. En los tramos más críticos ya hemos logrado sostener con muros la base de la carretera”, indicó el Gobernador de Cundinamarca.