El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, estaría revisando antes de finalizar el año, el proyecto de ley que pretende legalizar la medicina para su uso terapéutico, la afirmación la hizo el ministro de Salud, Alejandro Gaviria Uribe.


El acuerdo busca reglamentar el uso de la hierba con fines medicinales y terapéuticos, además de delimitar su proceso de producción, fabricación, exportación, distribución, comercio, uso y tenencia de éstos y sus derivados, destinados a fines estrictamente médicos y científicos.

Esto quiere decir que existirán reglas claras para aquellas personas jurídicas y naturales, que quieran dedicarse a la investigación y producción de sustancias en cualquier presentación (aceites, extractos, pastillas, soluciones, jarabes, cremas), a partir de los derivados de la planta de la marihuana, para uso medicinal.

En el decreto quedarían definidas y claras, las actividades que se permitirían, las áreas de cultivo y de fabricación, los beneficiarios de estas prácticas y las condiciones de buenas prácticas de manufactura a las que deben someterse aquellos que, legalmente, quieran dedicarse a ellas.

De igual manera quedan determinados los límites y requisitos para procesos de investigación y exportación, exigencias concretas, procesos de verificación y control, y condiciones exigidas para los planes de fabricación de productos con base en cannabis, con los protocolos de seguridad y las exigencias que deben cumplir quienes soliciten las licencias con este propósito.

Se abriría, de tal manera, una ventana para que inversionistas, investigadores y empresas, se certifiquen como productores; proceso que inicia con el cultivo, investigación, extracción de derivados; y finalmente, los medicamentos obtenidos de la marihuana.

Marihuana medicinal, entre la esperanza y el escepticismo

No todos están convencidos de los beneficios de la marihuana. Para algunos doctores es una droga adictiva y causa problemas psicológicos. La misma Organización Mundial de la Salud (OMS), ha advertido que el consumo de cannabis puede afectar la habilidad para el aprendizaje y puede exacerbar la esquizofrenia.
Pero a la vez, la OMS ha ampliado la definición que tenía de salud, y se acepta que, “cualquier método o sistema que produzca beneficio al paciente no se debe rechazar, sino que debe ser un coadyudante de la medicina tradicional, como es el caso de la marihuana”.

Los profesores estadounidenses Beau Kilmer y Mark Kleiman, considerados autoridades en el análisis sobre el cannabis, afirman entre otras cosas, que el cannabis puede aliviar los síntomas de enfermedades como el Sida, algunos tipos de cáncer, el glaucoma, la artritis, la esclerosis múltiple, el síndrome de Tourette, la fibromialgia y la epilepsia; notas que aparecen publicadas en el libro ‘Legalización de la marihuana: lo que todos necesitan saber’.

Las entidades estatales de países que han aprobado su uso medicinal, advierten que los riesgos para la salud pueden incluir: disminución de la memoria a corto plazo; alteración en el juicio y la toma de decisiones; cambios en el estado de ánimo, entre ellos severa ansiedad o paranoia. El debate queda abierto.

Fuente:Barriosdebogota.com