Joel nunca se imaginó que el biciparqueadero de la estación intermedia de Transmilenio en San Mateo fuera tan inseguro. ¿Y ahora quién nos responde?, preguntó.

161 bicicletas permanecían dentro del biciparqueadero de la estación intermedia de San Mateo, propiedad de los usuarios que día a día utilizan el sistema y que consideran que la bici es el mejor medio para trasladarse a sus casas.

Lo que suponían los propietarios de las bicis es que sus vehículos estaban parqueados en un sitio seguro, donde hay vigilancia y garantías para quien utilice el sistema y de paso llegue con su ‘caballito de acero’.

Si quiere recordar: Transmilenio confirmó robo masivo de bicicletas en la estación de integración San Mateo

 Muchos usuarios consideran que fue descuido de Transmilenio y falta de precaución, teniendo en cuenta que en manifestaciones pasadas se había intentado hacer lo mismo, pero no se tomaron las medidas para evitar que los delincuentes y vándalos ingresaran y protagonizaran el robo masivo.

“Uno creería que la vigilancia está en permanente comunicación con la empresa y con la misma policía, es más. Esa noche, a esa hora, había policía en el sector, entonces no se entiende cómo los dejan ingresar y, más aún, cómo permiten que saquen todas las bicicletas”, relató uno de los afectados.

Si bien controlar una turba no es fácil, los propietarios de las bicis consideran que ni la empresa ni la policía hicieron algo para evitar el robo masivo de ciclas. “Díganme ustedes cómo uno vuelve a guardar su bicicleta en esa estación, si no hay garantías ni seguridad. Es dejarlas a la deriva y a disposición de los delincuentes. Creo que aquí lo más sensato es que Transmilenio nos responda y en adelante nos dé las garantías para volver a utilizar ese biciparqueadero”, puntualizó Lorena, otra de las afectadas.

Lo cierto es que las manifestaciones del 20 de Julio en Soacha dejaron un sabor amargo en las familias que quedaron sin sus bicis, y por ahora no tienen otra opción que esperar si la investigación arroja buenos resultados y se recuperan las ciclas, o el caso queda en el olvido como muchos otros.