Este encuentro ciudadano de cuidado por el río Bogotá es una estrategia impulsada por la Contraloría General de la República que busca despertar el interés público y comunitario por el río, sus afluentes, los humedales y toda la temática que conduce a la solución de la problemática ambiental.


periodismopublico_1-75.jpg

El ejercicio comenzó en la mañana de ayer en el salón de Protocolo donde asistieron representantes de la Contraloría municipal, la Personería, la Alcaldía, la Contraloría General de la Nación y el Comité de Gestión Ambiental del municipio. Allí se discutieron temas como el saneamiento básico, el Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca hidrografica del río Bogotá POMCA, el POT y el plan de desarrollo en el aspecto ambiental. En la tarde la agenda se desarrolló en el auditorio de la biblioteca Colsubsidio donde se socializó con la comunidad aspectos debatidos a primera hora y se hizo una exposición detallada sobre las afectaciones de las fuentes hídricas del municipio al río Bogotá.

“Se explicó lo que ha hecho el municipio, lo que tiene pendiente por hacer, nos comprometimos a la creación de la política pública ambiental de Soacha para tener un derrotero que seguir en los próximos años y no estar apagando incendios como hasta el momento nos ha tocado dentro de los temas ambientales, sino tener claridad en las actuaciones que debemos tener sobre el ambiente en el municipio de Soacha”, precisó Jonh Pedro Cometa, director de Gestión Bioambiental.

El objetivo principal de la Agenda era darle a conocer al municipio la problemática del río, los avances que se tienen y la conformación de la veeduría para el control de las actividades que el municipio debe cumplir dentro del Pomca, el Plan de desarrollo y el POT. Por último hubo 8 postulaciones las cuales fueron aceptadas y así se conformó la veeduría con ocho personas de la comunidad de las diferentes comunas y parte del Comité de Control Ambiental del municipio.

Pero si bien es cierto este encuentro ciudadano de cuidado por el río Bogotá es una estrategia que se viene impulsando desde Villa Pinzón hasta Girardot, a lo largo de los 45 municipios que integran la cuenca, la delegada de la Contraloría General de la Nación, Martha Lúquez, recordó que los resultados de descontaminación del río han fracasado hasta el momento:

“Los resultados de la gestión sobre la descontaminación del río no se ven aún, a pesar de que están instaladas una serie de plantas de tratamiento de aguas residuales. Todavía hacen falta muchos tratamientos, seguimos haciendo vertimientos directos a las fuentes de agua sin ningún tipo de tratamiento y esa es una de las principales causas para que el problema cada día se agrave más. Además está ligado al incremento de la población y a las actividades productivas, mineras e industriales que se desarrollan en la población presente en la cuenca, de tal manera que todavía no podemos dar un parte positivo de que el río mejora y de que las condiciones del agua están en los indicadores óptimos de evaluación biofísica”.

La Agenda Ciudadana por la Recuperación del río Bogotá se viene desarrollando en toda la cuenca alta, media y baja, y se han realizado 16 reuniones en los dos últimos años, quedando pendiente 22 poblaciones. “Mensualmente se está haciendo una por municipio, hoy nos correspondió ser la sede pero la intención es hacer la Monografía del río dentro del municipio, es un compromiso que tenemos para el mes de septiembre. En esa fecha todos los municipios debemos entregar la Monografía a la Contraloría General para que esta a su vez cree las herramientas de control”, sostuvo el director Bioambiental del municipio de Soacha.

Así mismo la representante de la Contraloría General hizo un llamado a la comunidad de los municipios que conforman la cuenca para que no deje morir el río:

“La idea es que al río hay que respetarle sus áreas de conservación, sus rondas, hay que reservarle las zonas de protección y las entidades deben hacer la tarea de entregarle los vertimientos, normalmente nos preocupamos que nos llegue el agua potable a través de los acueductos y quizás nos interesamos hasta el alcantarillado, pero nunca nos preocupamos por mirar qué se hace con esas aguas residuales que producimos. Según nuestra constitución, los vertimientos que arrojamos a las fuentes naturales deben ser tratados previamente, muy importante que la comunidad se entere, se interese por el tema, pregunte qué está pasando, esté atenta a los proyectos que se ejecuten, por eso los estamos convocando desde la Agenda ciudadana de control fiscal participativo para que nos organicemos en torno de una Asociación de Usuarios para la defensa del río Bogotá y respaldemos a las veedurías que trabajan por su conservación” concluyó Martha Lúquez.