Con el fin de hacer un llamado a la sociedad para que se respeten los derechos y la vida de los menores de edad, la Alcaldesa Mayor de Bogotá (d), Clara López Obregón, y las secretarias de Gobierno, Mariella Barragán Beltrán, y de Integración Social, Inés Elvira Roldán Pardo, presidieron hoy una concentración en el Centro de Desarrollo Comunitario Porvenir de la localidad de Bosa (cra. 100 No. 52 – 24 sur), a la que asistieron también secretarios de despacho.


El propósito del evento, durante el cual se firmó un Manifiesto por la Vida y la Justicia de los Niños y Niñas de Bogotá, fue rechazar los atroces casos de homicidios y violencia contra los infantes ocurridos recientemente en la capital del país, como sucedió con Santiago Ducuará, de 4 años, quien fue hallado muerto precisamente en Bosa, y por quien fue convocada esta manifestación, o el de Óscar Eduardo Escobar, de 13 años, asesinado en Fontibón, o el de la adolescente embarazada Angie Pulido, de 17 años, quien recibió el impacto de una bala perdida en la localidad de Kennedy que la tiene hoy en estado crítico.

Si bien los anteriores hechos han tenido amplio despliegue en los medios de comunicación, en la ciudad se han registrado otros casos dolorosos, de este tipo. Según datos del Centro de Estudios y Análisis de Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEASC), de la Secretaría Distrital de Gobierno, entre enero y agosto de este año se han presentado 87 casos de homicidios con víctimas menores de edad, mientras que en el mismo periodo de 2010 la cifra fue de 78.

Entre las localidades donde más casos se han presentado durante los primeros ocho meses de 2011 están Ciudad Bolívar, 20; Usme, 12; Kennedy, 11; Suba, 9; San Cristóbal, 6, y Rafael Uribe Uribe, 6. Solo en el mes pasado, se reportaron 15 casos. Entre las principales causas de muerte de estos menores figuran el maltrato intrafamiliar, las venganzas, los ajustes de cuentas y las riñas.

Al respecto, la Alcaldesa Mayor de Bogotá expresó: «Para la Administración Distrital es muy preocupante lo que está ocurriendo con nuestros niños y niñas. Y esta congregación tuvo como objeto concientizar a padres de familia, profesores, autoridades y a la sociedad en general, en torno al cuidado y la protección que requieren nuestros infantes. El asesinato de un niño no le cabe en la cabeza ni en el corazón a nadie. Debemos estar atentos y no permitir ninguna clase de maltrato físico ni verbal ni ninguna agresión sexual a quienes más necesitan de nuestra protección. Todos a una sola voz debemos decir: basta ya, no más violencia», manifestó López Obregón.

Agregó que «toda declaración que rechace la violencia contra niños y niñas es bienvenida. La solidaridad es un principio al que no debemos renunciar».

Por su parte, la Secretaria de Gobierno, Mariella Barragán Beltrán, señaló que «no podemos entender cómo es que en lo corrido de este año se han registrado 11 casos de homicidio en niños menores de 12 años. Es muy doloroso que de estas 12 víctimas, 8 hayan sido niños de menos de un año. Estas cifras hablan muy mal de nosotros como sociedad. Todos, desde las autoridades hasta los padres de familia, debemos ejercer las responsabilidades debidas para velar por la integridad de nuestros niños y niñas».

El Manifiesto por la Vida y la Justicia de los Niños y Niñas de Bogotá fue firmado por más de 1.500 personas, quienes plasmaron sus mensajes de NO a la violencia contra los niños y niñas en un gran mural instalado en Centro de Desarrollo Comunitario Porvenir.

La Alcaldesa Mayor de Bogotá estuvo acompañada por miembros de su gabinete distrital; la Alcaldesa Local de Bosa, Ana Dunia Pinzón Barón; el Comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, General Francisco Patiño Fonseca, y otras autoridades locales y policiales, así como varias organizaciones sociales. Además, se hicieron presentes más de 600 niños de los colegios distritales de la localidad de Bosa, y el Coro del Instituto para la Niñez y la Juventud (IDRIPON), conformado por 60 niños y niñas, quienes interpretaron algunas melodías.