Al paso de tráfico pesado que daña el pavimento, se suma la alta velocidad por esta nueva vía que conecta el centro de Soacha con Ciudad Verde.  

Lo que aseguran algunos residentes es que no hay reductores y en determinadas zonas los conductores corren demasiado, hasta el punto que se han presentado varios accidentes. “Esta semana se presentó un choque por no respetar los límites de velocidad, pero creo que también es responsabilidad de las autoridades porque no controlan a estos irresponsables”, dijo una habitante de Ciudad Verde.

La alta velocidad se da en toda la vía San Marón, aunque la mayor parte de quejas proviene de personas que residen cerca de la avenida Ciudad de Cali, en Ciudad Verde.  

Pero otro problema es que permiten parquear sobre la vía, lo que representa un peligro para los peatones. “Aquí al frente del conjunto Menta son carros parqueados al lado y lado, generalmente de noche, y a uno como peatón le toca cruzar con mucho cuidado porque es difícil ver los carros que pasan a alta velocidad”, dijo un habitante de este conjunto.

La comunidad pidió apoyo de la policía de tránsito para que retire los vehículos parqueados en la vía con el fin de prevenir accidentes.  

A la alta velocidad y al parqueo de vehículos se suma la falta de alumbrado público. Si bien existen luminarias, por la zona del conjunto Menta hay muchas que no sirven, lo que aun hace más peligroso el paso de los peatones.

“En hora pico el tema es más complicado, desde las 5:00 p.m. hasta las 8:00 p.m. es el horario de mayor flujo vehicular, pero no hay luz. Ahora, alumbrado público sí hay, pero constantemente están apagadas las luminarias. Hay días que funcionan, pero también podemos durar semanas sin luz en los postes”, aseguró un residente de Ciudad Verde.

La comunidad de esta zona de Soacha espera que la Alcaldía se pronuncie y tome medidas, ya que, si bien la conexión de la Cali con la San Marón es una alternativa de movilidad, estas irregularidades están afectando la tranquilidad de las familias que residen, especialmente en esta zona de Ciudad Verde.

Por Patricia Conde