Para los pueblos indígenas arhuaco, kankuamo, kogui y wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta, existe la Ley de Origen, la cual es la máxima norma desde la base del pensamiento propio, es el mandato sagrado que contiene los principios y elementos que sustentan la existencia y la armonía del universo, regulando todo lo que existe.


En palabras del Ministerio de Cultura, “la Ley de Origen es un conjunto de códigos de enseñanza-aprendizaje que encarnan el Sistema de conocimiento y la sabiduría ancestral de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada, y que han de ser respetados para garantizar la convivencia social, la armonía y el equilibrio entre todos los componentes naturales que constituyen el cuerpo de la Madre Tierra.


Diferentes organizaciones estatales han sido los encargados de llegar al acuerdo y avanzar en el proyecto que cumpla los requerimientos para que este saber ancestral sea declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Entre el grupo selecto que prepara la postulación que se hará en el marzo están funcionarios de los Ministerios de Cultura y Relaciones Exteriores, Parques Nacionales, los secretarios de Cultura de las Gobernaciones del Cesar y La Guajira y los cabildos gobernadores de los pueblos arhuaco, kogui, kankuamo y wiwa.

La postulación, según el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, “se desarrolla con el propósito de saldar una deuda histórica con los pueblos originarios de la Sierra (…) Ellos con dignidad han resistido durante siglos, violaciones a sus derechos colectivos y con sus saberes ancestrales, han contribuido a la protección y preservación de los ecosistemas de la Sierra Nevada de Santa Marta”.

Se requiere una socialización

Como debe ocurrir con cualquier proyecto que involucre comunidades en el país, deben ser tenidos en cuenta bajo la figura de principales participantes del proceso, que en este caso se presentará ante la Unesco. En este mes de febrero se pretende finalizar la socialización con los cuatro pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta, y otros actores implicados que están en otras regiones del país.

El Ministerio de Cultura ha hecho énfasis en ocasiones anteriores, que se debe tener claro la importancia que el saber ancestral significa para las comunidades, de esta forma, no distorsionar el patrimonio que realmente se busca proteger. por esta razón explican que se debe partir del respeto por sus creencias: “Los principios del Sistema de Conocimiento Ancestral fueron establecidos para que cuando el mundo estuviera materializado, los cuatro hijos originarios (los cuatro pueblos indígenas) los cumplieran y previeran que todo no se volviera un caos, un desorden. De allí nacieron los principios de protección y conservación contenidos en la Ley de Origen”.

Fuente: Lanotapositiva.com