Lo contrataron para polarizar los vidrios de una vivienda en La Calera, pero antes de llegar recibió una llamada y fue amenazado de muerte.  Resultó ser un falso servicio en Cundinamarca.

Lo que asegura el hombre es que acudió a la vivienda del municipio de La Calera, Cundinamarca, pero antes de llegar recibió una llamada de un supuesto comandante del ELN, quien le dijo que él y sus dos compañeros estaban en la mira de francotiradores y que debían hacer lo que les indicaran para no masacrarlos en el punto.

Fueron cerca de tres horas que los hombres estuvieron bajo fuertes amenazas, tiempo durante el cual los delincuentes aprovecharon para llamar a la esposa del contratista y decirle que su esposo y los dos compañeros estaban secuestrados.  

Tal vez le interese: Jóvenes rompen vidrios en conjunto residencial de Soacha

Mientras un delincuente se encargó de mantener bajo amenaza a quien contrataron para polarizar los vidrios y a sus dos compañeros, y evitar que se comunicaran con sus familias, otros se encargaron de presionar a su esposa para que les entregara 30 millones de pesos.

La mujer, asustada y angustiada, como pudo reunió alrededor de 1.300.000 pesos para evitar que asesinaran a su esposo y a sus dos compañeros, y se los consignó a la cuenta que le dieron. Con esta suma los delincuentes se transaron y dejaron ir a los tres hombres. Luego se dieron cuenta que se trataba de una modalidad de robo conocida como ‘falso servicio’.

Lo que dijeron las autoridades es que los delincuentes utilizan la información publicada en redes sociales y otros medios, es decir, cuando llaman a solicitar un servicio ya tienen claro qué es lo que la persona hace, pero antes de llegar al punto donde se va a realizar el supuesto trabajo, llaman y le dicen que está bajo la mira de un francotirador, y que con cualquier movimiento en falso, lo asesinan.

Foto: referencia