Como grave calificó el Gobernador Andrés González Díaz, la situación que se vive en estos momentos en la región de Ubaté debido a las lluvias permanentes que se presentan en la zona.


En este sentido, el Mandatario Departamental señaló que se identificaron nueve puntos críticos por el rompimiento de jarillones, así como el desbordamiento de algunos canales, frente a lo cual se trabaja en un plan de choque conjunto e interdisciplinario. “En Ubaté ha llovido tremendamente en las últimas 72 horas, se han roto algunos jarillones, se han desbordado algunos canales y procedemos con un plan de choque con el Batallón de desastres del Ejército, con nuestra Policía, estamos doblando la maquinaria, tenemos 40 máquinas y dragas en la zona que son insuficientes, tenemos que traer más maquinaria”, afirmó.

El Gobernador explicó que se tendrá que librar esta nueva batalla teniendo en cuenta que se registran graves desbordamientos en los municipios de Lenguazaque, Guachetá, Fúquene y Susa.

Así mismo, sostuvo que se emplearán dos estrategias como son el dragado a fondo y el bombeo. “Se continuará el dragado, necesitamos mucha ayuda de distintas entidades, hemos dispuesto muchas máquinas; en segundo lugar se hará el bombeo, en los sitios donde ya se haya presentado un desbordamiento procederemos a hacerlo, estamos uniendo recursos de Gobernación, CAR, Alcaldía y la Dirección de Riesgos para afrontar la situación”, declaró.

En cuanto a la laguna de Fúquene, manifestó que hay un pequeño margen de control, aunque dado que las inundaciones anteriores sedimentaron los canales, situación que facilita el desbordamiento de las aguas, se trabajará las 24 horas dragando y limpiando canales, y limpiando los ríos Suta, Lenguazaque y Ubaté, que son finalmente los que llegan a la laguna.

El Gobernador destacó que a pesar que entre las obras realizadas con anterioridad se construyeron diques para contener inundaciones, esto no son suficientes, pues los canales están siendo sedimentados por buchón y hay que hacer más dragados y es necesario subir las carreteras y los puentes.