Nuevamente los integrantes de las llamadas ‘Barras Bravas’ hicieron de las suyas en este Conjunto Residencial, que en lo que va corrido de este semestre es la tercera vez que se ve azotado por la violencia, la intolerancia, la ira y la sevicia de estos individuos, que al parecer no tienen ningún control o autoridad que limite sus barbáricas acciones.


transmicable_Bogotá

transmicable_Bogotá

Esta vez la víctima fue Jefferson Duván Argüello, un joven de escasos 18 años, que tuvo que vivir en carne propia el ataque de estos furibundos jóvenes, quienes sin ninguna razón aparente lo atacaron en repetidas ocasiones con armas blancas, al punto de enviarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Cardiovascular.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes en la tarde, cuando Jefferson llegaba al Conjunto luego de visitar a su novia, que vive en una Unidad Residencial cercana a Terragrande. En el instante en que iba rumbo a su vivienda, pasó por la casa Número 9 donde se encontraba un grupo de muchachos seguidores del Atlético Nacional, que de acuerdo a lo informado por los testigos, celebraban una fiesta, y justo en el momento en que pasaba la joven víctima, protagonizaban una disputa entre sí.

Jefferson caminaba frente a la vivienda con uno de sus amigos, pero algunos de los sujetos que estaban dentro de la casa salieron y al ver a los dos muchachos empezaron a agredirlos verbalmente. El compañero de Jefferson vio que los individuos sacaron de su interior cuchillos y navajas, entonces le dijo a su amigo que corrieran, pero cuándo volteó a mirar, a este ya lo estaban atacando:

“Según el dictamen médico, mi hijo presenta 7 puñaladas en el Tórax, los brazos y la espalda, además de dos ‘machetazos’ en la cabeza. Lo que pasó ya pasó, pero no entiendo por qué la Policía no actúa, sabe quiénes son los responsables, dónde están y cómo judicializarlos, pero sencillamente no hacen nada. Su estado es crítico, hoy permanece en la Unidad de Cuidados Intensivos y aunque está consciente, no puede hablar debido a la gravedad de las lesiones que le causaron”, explicó Artemio Argüello, Padre de Jefferson.

De Jefferson basta decir que es Estudiante de Juzgamiento Deportivo en el SENA y de Administración de Empresas en la Universidad Minuto de Dios, justo el día en que fue atacado iba a su casa para recoger los elementos que necesitaba para ir a cumplir con su jornada académica en el SENA.

Debido al grave estado en el que se encuentra el joven, ha sido necesario realizarle 14 transfusiones de sangre desde el mismo viernes, esto como consecuencia de la incesante hemorragia causada por las heridas.

“La gente en el conjunto está aterrorizada, no es la primera vez que esto pasa y lo peor es que parece que nos toca conformarnos, porque mientras los padres de estos jóvenes nos intimidan con sus abogados, nosotros no tenemos quién nos represente a pesar de las evidencias, los hechos vigentes y los testigos que nos respaldan, ¿cuál es la justicia? Hoy (ayer) precisamente tenemos una Audiencia por una demanda que ellos nos pusieron por Injuria y Calumnia, pues manifiestan que con las denuncias que pusimos hemos puesto en entredicho los nombres de sus hijos (…)”, concluyó el Padre del muchacho atacado.