Una nueva inundación se presentó ayer en Soacha después del fuerte aguacero que cayó sobre el medio día en esta zona del departamento de Cundinamarca. Esta vez fue en la carrera 1A Este, entre carreras 30B y 31 del barrio San Mateo, luego del desbordamiento del caño que canaliza la EAAB.


El susto de los habitantes se generó por la falta de precaución de los contratistas de la Empresa de Acueducto quienes adelantan trabajos de canalización del caño que separa la Iglesia del Hospital Cardiovascular. La obra tapó el paso de las aguas a la altura de la carrera 1A Este y a raíz del fuerte aguacero se inundó alrededor de dos cuadras de este sector de San Mateo.

“Muy preocupados porque la inundación se presentó a raíz de unos trabajos que adelanta la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, aunque lo más grave es que llamamos al 112 pero no fue posible que mandaran a alguien. No llegaron Bomberos ni nada y en cambio sí se vio afectada la comunidad como los dueños de restaurantes que a esta hora no han vendido un plato de comida”, manifestó Francisco Espejo, edil de la comuna dos.

El líder culpa a la Empresa de Acueducto por no tomar las precauciones respectivas, más cuando se ha anunciado por medios de comunicación que por estos días las lluvias se incrementarán.

“En esta semana van dos veces que se inunda, hoy por ejemplo los niños que salían del colegio estaban bastante asustados, por lo tanto necesitamos que la administración municipal y la gobernación, incluso el Dr. Nemocón como nuevo alcalde de Soacha, nos pongan cuidado para solucionar la problemática en san Mateo y en todo el municipio”, replicó Espejo.

Entre tanto, Rodolfo Vergara, residente desde hace 8 años en San Mateo y propietario de un restaurante ubicado en la cuadra inundada, sostuvo que lo presentado ayer es responsabilidad del Acueducto por no tomar las medidas respectivas para evitar situaciones como esta.

“Para uno es perjudicial por ser residente del sector, en mi caso tengo mi negocio aquí y me veo afectado comercialmente desde todo punto de vista. Estamos en unas condiciones infrahumanas, por lo tanto pedimos ayuda para que no nos vuelva a pasar y concretamente al Acueducto porque son los responsables de esto, más cuando tienen contratos millonarios”, argumentó.

Aunque ninguna casa se inundó, algunas viviendas y negocios estuvieron a centímetros de ser alcanzados por las aguas, todo por la falta de planeación de la Empresa de Acueducto de Bogotá.