Es usual que las personas se envíen besos a través del chat, pero ahora existe un aparato con labios que responden a estímulos eléctricos semejantes a los besos reales.


Un profesor de robótica de Singapur ha creado unos labios de silicona con sensor de movimiento que permiten transmitir un beso hasta el otro lado de la red.

El “Kissenger” o “Bessenger” es la más reciente muestra de una industria de la innovación tecnológica (en plena expansión) en Singapur.

Esta pequeña cabeza color rosa con labios, que responde a estímulos eléctricos, asemeja el beso que la persona del otro lado de la computadora está dando. Y claro que puede ser y es extraño, pero los asiáticos tienen cierta fascinación por este tipo de objetos y además aseguran que es la solución a muchos problemas.

Hooman Samani, inventor del bessenger, afirma que “en Asia la respuesta fue mucho más positiva en general, pues la percepción del beso y la robótica es diferente”.

Este producto es la muestra del logro de dispositivos que alguna vez, se creyeron imposibles.

Fuente: Cartel urbano.com