Una bodega de reciclaje que acumula en su interior una gran cantidad de material de desecho que no ha sido manejado adecuadamente ha despertado la preocupación de las personas residentes de barrios como Llano Grande, La Florida y circunvecinos debido al riesgo que hay por la posibilidad de que se generen emergencias, teniendo en cuenta que el 29 de diciembre del año pasado se generó un incendio en este lugar.


A través de las redes sociales, la comunidad informó sobre el siniestro ocurrido, señalando que la conflagración se había presentado en un paradero de buses cercano al barrio La Florida, como consecuencia de una quema de llantas realizada en este lugar. En ese sentido, el Presidente de la JAC de La Florida, Elver Guerrero, manifestó en Facebook lo siguiente:

“Un paradero de buses lleno de llantas, el peligro para nuestros habitantes”.

Periodismo Público.com se desplazó hasta el sitio, y evidenció que el problema radica en una bodega de reciclaje, que al parecer funciona con documentos que la acreditan como una fábrica de muebles. Según las personas que residen cerca de este lugar, en la bodega hay una gran acumulación de material reciclable que es propenso a generar emergencias como la mencionada anteriormente, teniendo en cuenta además que quienes están al frente del establecimiento realizan quemas continuas, que ponen en riesgo la integridad de las personas que viven cerca de allí.

A lo anterior se debe agregar que en repetidas ocasiones la comunidad ha planteado la problemática existente ante la Inspección Sexta de Policía, pero no se han tomado medidas para evitar que la bodega siga funcionando como lo hace hasta ahora, de tal manera que se prevengan hechos como el incendio del pasado 29 de diciembre:

“La situación es delicada y el tema ya lleva bastante tiempo, porque es un trámite que venimos realizando desde hace más de dos años cuando este establecimiento empezó a funcionar, pidiéndole a la Policía que lo cierre, que lo adecúe o que lo traslade, sin embargo no se le ha puesto freno a esto. Esta persona ha ampliado su negocio y se quiere extender dentro de nuestro barrio, entonces el peligro es inmenso porque a pesar de que acá ha venido la Inspectora de Policía y otras personas de la Alcaldía a verificar las denuncias que hemos hecho, ellos dicen que ahí sí funciona una fábrica de muebles”, explicó Brigitte Leal, Presidenta de la JAC del barrio Llano Grande.

Leal manifestó que a pesar de que se dice que la bodega es una fábrica de muebles, a diario se observa una situación muy diferente, teniendo en cuenta que hasta el momento no se ha presentado un documento que acredite que efectivamente se trata una fábrica de muebles, porque allí no se realiza ninguna actividad de este tipo y tampoco hay materiales para la fabricación de muebles, aunque sí muchas estibas, llantas y otros elementos.

Se debe tener en cuenta que el establecimiento está ubicado en una zona residencial, y en teoría no debería funcionar allí. “Vemos que esto es algo que genera bastante riesgo, si sólo hay elementos de madera y material reciclable, se puede generar un nuevo incendio con lo más mínimo, más teniendo en cuenta los fuertes calores que hay por estos días. Esperamos que se tomen medidas a tiempo y que no haya hechos que lamentar más adelante, porque en este sitio se realizan quemas del material que hay ahí, incluso en un paradero de buses que está contiguo”, concluyó la Presidenta de la JAC de Llano Grande.

Fotografía calidad original suministrada por la comunidad.