La desidia y el abandono se ven reflejados en el estado de esta calle ubicada a pocos metros del comando de Policía de Soacha. Allí es habitual encontrar escombros y basura que la gente imprudente arroja sin importar el daño que hace sobre el espacio público, sumado al incremento del flujo vehicular que aumenta las probabilidades de un accidente de tránsito.


Los peatones que a diario transitan por la calle cuarenta aún no se explican por qué esta vía, que es la entrada a la comuna cuatro y que tiene en el Comando de Policía de Soacha su mayor punto de referencia, permanece en el olvido de la administración municipal y padece la indiferencia de la comunidad. Es tal el abandono al que está sometida que en cualquier momento del día se puede ver a personas que sin escrúpulos botan basura y escombros.

La vía separa al barrio Colombia de conjuntos residenciales como Loreto y Terragrande, allí sus vecinos manifiestan que tras el problema ambiental también se evidencia inseguridad y consumo de sustancias alucinógenas, ya que a pesar de contar con la cercanía del Comando de Policía de Soacha, en ocasiones se puede ver que los jóvenes aprovechan la zona verde de uno de los costados a la que no se le hace el mantenimiento respectivo.

“Los recicladores y las demás personas de la calle utilizan las zonas verdes para contaminar el espacio público, por ejemplo dejan escombros, basuras y animales muertos y esto se presta para que el riesgo sanitario se vea en aumento al exponerse uno a malos olores y a la proliferación de ratas. Yo le sugeriría a la administración municipal que adecuara estos terrenos y nos colocara al menos una cancha de microfútbol porque los niños no tienen en donde jugar”, expresó Astrid Perdomo, residente del barrio Colombia, refiriéndose a la falta de escenarios deportivos en el sector de Quintanares en donde están ubicados los conjuntos y barrios mencionados.

Como aspecto a resaltar, se destaca el hecho de que en ocasiones se han reunido algunos vecinos del barrio Colombia y del conjunto residencial Loretto y han realizado jornadas de aseo en los alrededores de la calle 40 para que por lo menos se contribuya a mejorar las condiciones ambientales y estéticas del lugar. Sin embargo, la alegría no dura mucho porque vuelve e impera la falta de educación de unos pocos individuos que contaminan lo que se había limpiado con tanto esfuerzo.

“Nos reunimos con los vecinos del frente de los apartamentos y le pedimos colaboración a las ferreterías para que nos ayudaran con algunos materiales y entre todos cortamos el césped, afortunadamente se vieron los resultados por algún tiempo, pero nuevamente se dañó y volvieron a surgir los problemas. Esto lo que hace es que la gente se desmoralice y no salga a colaborar con las mismas ganas como lo hizo antes”, enfatizó Germán López, residente del barrio Colombia.

“La inseguridad no se refiere solamente a los que atracan, sino también al exceso de vehículos, a veces los parquean en frente del conjunto, en otras ocasiones andan muy rápido. Aquí estamos solicitando que instalen algunos reductores de velocidad porque a veces pasan esos carros a toda y no se dan cuenta que aquí tenemos dos colegios en sectores aledaños a esta calle”, señaló la administradora del conjunto residencial Loretto, Jakeline Muñoz.

El tema de tráfico de vehículos se ha tornado complicado para los padres de familia que a diario envían a sus hijos a estudiar, la imprudencia de algunos conductores que manejan sus vehículos a gran velocidad hace que el riesgo de ocasionar algún accidente se incremente y de no tomarse alguna medida al respecto genere algún accidente, por esta razón se propone además del reductor de velocidad, la señalización pertinente para que se sepa que hay niños que cruzan la vía constantemente.

La comunidad está esperanzada en que se le otorgue la debida importancia a la calle 40, ya que considera que se encuentra abandonada por parte del municipio. Para visibilizar esta problemática, el señor Aldemar Murcia, habitante de Terragrande, resumió la situación en estas palabras:

“Esta es una de las vías más importantes del municipio porque incluso el Presidente cuando ha venido al Comando de Policía ha entrado por esta calle y aun así no se le da la debida importancia, por otro lado no tenemos que esperar a que ocurra una tragedia como lo que pasó en Bogotá con lo de la niña que cayó a una alcantarilla, para que se tomen los correctivos necesarios, sólo que aquí los problemas se generan con la contaminación y el tránsito de vehículos”.