Momentos de tensión se vivieron anoche en Sibaté cuando tres agentes de la policía adscritos a este municipio conducían un CAI móvil con 250 cajas de fresas, que según los campesinos, intentaban sacar hacia el mercado de Corabastos en la capital.


Los agentes y el CAI fueron retenidos por los campesinos para esclarecer los hechos, debido a que el compromiso es que no se saque ningún producto del municipio. Aunque los uniformados dijeron que las fresas fueron regaladas por un productor de la región, el hecho aún no se ha confirmado y quedó el sabor de un posible acto de corrupción por parte de los policías.

Aunque ni al CAI ni a los agentes les pasó nada, los campesinos aprovecharon para pegar carteles y denunciar posibles hechos de corrupción de la policía en el vecino municipio.

Uno de los agentes retenidos dijo que las fresas fue un regalo que hizo un campesino de la región para la Policía y el Ejército debido a que el producto se le está perdiendo en la finca. Sin embargo el hecho es materia de investigación por parte de la misma policía y de la Personería.