Varios accidentes se han presentado debido a la imprudencia de conductores de motos y carros que transitan por la carrera 12 que atraviesa los barrios Nueva Portalegre y Portalegre 1, 2 y 3 en la comuna dos de Soacha. La comunidad pide que la obra sea entregada con la debida señalización, demarcación y reductores de velocidad.


Vía-Portalegre-Soacha

Vía-Portalegre-Soacha

La carrera 12, ubicada cerca del centro de Soacha, es una vía que comprende por lo menos 700 metros, desde la Calle 15, hasta la Calle 22. Debido a su reciente rehabilitación los propietarios de vehículos aprovechan las condiciones óptimas del suelo para conducir a velocidades exageradas, poniendo en riesgo la integridad de los transeúntes y de otros conductores.

“Desde que empieza la noche los carros comienzan a pasar a velocidades desconsideradas, sabiendo que lo máximo permitido es de 30 kilómetros. Durante la madrugada podemos escuchar y presenciar a conductores que pasan los 100 kilómetros por hora, aprovechando que no hay reductores de velocidad y aumentando las probabilidades de que haya un accidente”, cuestionó Guillermo Godoy, residente afectado.

Precisamente la falta de reductores de velocidad y señalización, sumado a la imprudencia de los conductores, ya ha causado accidentes entre dueños de vehículos y la muerte de animales de la calle. El temor de los habitantes es que debido a la situación, la próxima víctima pueda ser un niño o habitante del sector.

“Hace algunos días dos vehículos se accidentaron en la calle 18 con carrera 12, porque los dos se movilizaban a altas velocidades; afortunadamente no hubo muertos que lamentar, sin embargo esta clase de situaciones se están volviendo cada vez más comunes. Hace ocho días un perrito fue atropellado por un conductor de transporte pirata y el animalito murió debido a la imprudencia del conductor”, relató Olga Gaitán, habitante del sector.

El aumento de los accidentes por la imprudencia de los conductores es el resultado de la falta de instalación de la debida señalización y los reductores de velocidad, por los encargados de la obra, que fue atribuid al Consorcio BARUC, mediante el contrato 889 de 2014.

“Estamos extrañados por la falta de acción de la administración municipal, ya que hemos solicitado a las dependencias competentes que se termine la adecuación de la vía para que esta sea segura, sin embargo la única respuesta que hemos encontrado es que se tiran la pelota, pasando las responsabilidades de unos a otros”, manifestó Sebastián Suárez, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Portalegre.

Ahora, para colmo de males, ya fue difundida una notificación por parte de la administración municipal en la que se invita a los residentes del sector para el día 27 de septiembre al cierre de las actas de vecindad con el consorcio BARUC, lo que representaría para la comunidad que la vía podría llegar a ser entregada al municipio sin señalización, demarcación, ni reductores de velocidad para garantizar la seguridad de los transeúntes.