Vecinos del sector se encuentran preocupados frente a la próxima llegada de la temporada invernal, manifiestan que la obra de los colectores no ha servido para mitigar el problema de las inundaciones que afecta a esta comunidad en época de lluvias.


La obra fue entregada diez meses atrás, tiempo en el cual la comunidad ha padecido ya cuatro inundaciones, perdiendo así muebles, mercancías y enseres por los cuales nadie responde, ya que el barrio es estrato tres y nunca ha sido catalogado como damnificado del invierno. Sin embargo, los habitantes no exigen ningún tipo de reparación, buscan que la obra realmente funcione para evitar nuevas inundaciones en el sector.

“La preocupación de nosotros es que va a entrar el invierno y necesitamos que nos ayuden con la canalización de las aguas hacia los colectores principales”, afirmó Rafael Rodríguez, líder de la comunidad.

Vecinos del sector han optado por levantar muros y adecuar las entradas a sus viviendas y negocios, evitando así que el agua entre a sus viviendas y genere nuevas pérdidas.

«¿Cómo es que nos hacen una tubería y no la dejan conectada… o mejor dicho, la dejan mal conectada? El tubo madre que recoge las aguas tiene un diámetro cercano a los 160 centímetros y el tubo que canaliza las aguas lluvias del barrio y todo el sedimento que llega de Cazuca, no supera las 12 pulgadas, es decir tiene cerca de 30 centímetros y no logra recolectar el agua que viene de la loma y se queda en las calles de Nuevo Colón. Sumado a esto, hay pocos sumideros y los que hay están llenos de basura, entonces el agua se queda aquí en el barrio”, explicó Rodríguez.

Las obras aparentemente taparon y canalizaron los caños que recorrían el sector de Quintanares y Nuevo Colón, sin embargo, la comunidad considera que estaban mejor antes de la obra de los colectores.

“Antes también nos inundábamos, pero cuando sacábamos el agua de las casas esta se iba a los caños, la demora era que bajara un poco el cauce y se solucionaba rápidamente la situación. Ahora el agua se queda varios días, dejando malos olores y pérdidas en las viviendas y negocios”, expresó Omar Gutiérrez, habitante y comerciante del barrio, quien en cada inundación pierde mercancía importante para su negocio de confección.

En el momento de realizar el recorrido por el barrio se evidenció la presencia de una cuadrilla del acueducto que limpiaría la tubería de la calle quinta, los líderes expresaron que eso fue gestión de ellos, sumándole el apoyo de la dependencia administrativa de servicios públicos.

“Esperemos que hagan una buena limpieza para que mitigue el problema, pues la verdad la solución es que canalicen bien las aguas residuales y lluvias que vienen de Cazuca y mejoren la conexión de los colectores. Siempre que pasamos por la Alcaldía nos dicen que ya hay un presupuesto para esto o que ya está en banco de proyectos, pero han pasado años y no vemos la obra”, expresó Rodríguez.

Además de esto, las constantes inundaciones han hecho que las vías se deterioren convirtiéndolas en calles destapadas, pero hasta el momento nadie ha respondido por las pérdidas, problemas y vías de esta comunidad.