Los comerciantes que hacen parte de la zona 21, ubicada entre las calles 17 y 22 de la carrera séptima en Soacha, aseguran que el decreto 392 de 2015, que rige los horarios de funcionamiento, carece de claridad y se presta para que algunos policías abusen y cometan atropellos contra los propietarios.


bares-soacha

bares-soacha

Los comerciantes manifiestan que durante años han luchado para organizar este sector de la carrera séptima, mediante la formación de la asociación Zona 21 (Aso 21), con la cual han trabajado en repetidas ocasiones con la administración municipal, al tiempo que han influido para que se establezcan horarios de acuerdo a las necesidades del sector.

“Hemos venido trabajando con la alcaldía desde hace varios años, de esta manera se ha logrado que se expidan decretos que rigen los horarios que deberíamos manejar de acuerdo al comercio de la zona. Sin embargo no faltan los problemas con la organización final de los mismos y en ocasiones no hay claridad en varios términos, razón por la que ya se ha cambiado el mismo decreto en 4 ocasiones en menos de un periodo de cuatro años”, aseguró Jaime Cifuentes, integrante de la asociación.

Los decretos a los que hacen referencia los dueños de los negocios ubicados entre las calles 17 y 22 de la comuna dos del centro de Soacha, son: 029 del 01 de marzo de 2013, que establecía el funcionamiento de los negocios hasta las 11:00 de la noche, que fue modificado poco tiempo después con el decreto 103 del 2 de agosto de 2013, y que permitía de forma explícita a los comerciantes trabajar hasta las 3 de la mañana; pero este fue reemplazado el 01 de agosto de 2014 por el decreto 199, que finalmente fue derogado por el decreto 392 del 12 de noviembre de 2015. El último ha generado a los comerciantes inconvenientes con las autoridades debido a la falta de claridad al momento de definir qué clase de servicios pueden prestar hasta las 3:00 a.m.

“El decreto 392 de noviembre de 2015 contiene contradicciones que permiten que el documento sea interpretado por las autoridades de acuerdo a lo que a ellos les parezca, puesto que incluye los horarios establecidos en el decreto del 01 de marzo de 2013, al tiempo que los de agosto del mismo año, sin especificar de forma concreta qué tipo de comercio es el que tiene permitido trabajar hasta las 3:00 a.m.”, agregó una integrante de Aso 21.

El documento establece en su artículo primero que: “Unifíquese el horario de funcionamiento de los establecimientos de comercio abiertos al público, o lugares cuya actividad trascienda de lo privado como: clubes sociales, corporaciones, asociaciones, sindicatos, fundaciones o instituciones de utilidad común o similares con o sin ánimo de lucro, donde se expendan y/o consuman licores y bebidas embriagantes, el cual quedará así. (…) comuna dos y cinco: De las 10:00 a.m. hasta las 03:00 a.m. del día siguiente”.

Pese a que el documento establece de forma concreta que dentro de los establecimientos que tienen permitido trabajar hasta las 3:00 a.m. en las comunas dos y cinco, están aquellos “donde se expendan y/o consuman licores y bebidas embriagantes”, los comerciantes de este tipo, como dueños de licoreras, supermercados, bares y restaurantes, denunciaron operativos que violan el mandato del decreto y que se han realizado cobijados en el decreto del 29 de marzo de 2013.

“Hace algunos días se realizó un operativo en el que buscaban obligarnos a todos a cerrar nuestros negocios antes de las 11 p.m. Durante la actividad protagonizada por la policía se establecieron comparendos a varios comerciantes que se negaron a cerrar, ya que tienen pleno conocimiento del decreto que nos rige y que diverge con la versión que ellos presentaron como excusa para hacernos cerrar los negocios”, argumentó Jaime Cifuentes.

El “palo en la rueda” al que hacen referencia los comerciantes para poder ejercer sus labores hasta la madrugada, es el artículo segundo del decreto 392 de 2015 que dice así: “Los horarios establecidos para las actividades de comercio no comprendidas en el artículo primero del presente decreto, no tienen modificaciones y se regirán por el Decreto 029 del 1 de marzo de 2013, adicionado por el artículo 02 del Decreto 103 del 2 de agosto de 2013”.

“En el decreto de marzo de 2013 se establece que todos los establecimientos de la zona deben cerrar a más tardar a las 11:59 p.m., pero en el artículo 02 del realizado en agosto del mismo año, se permite trabajar hasta las 3:00 de la madrugada. Ambos decretos divergen, pero las autoridades se basan en este último para hacernos cerrar a las 11 de la noche”, aseguró Miriam, integrante de la asociación.

Según los comerciantes, a pesar de su colaboración con la seguridad y el acompañamiento en diversas ocasiones a la alcaldía y a la policía de la comuna dos, cada vez que se cambia de comandante sufren por la misma situación, es decir, la falta de conocimiento de las autoridades ante los horarios acordados con la administración municipal.

Finalmente, los representantes de los negocios pertenecientes a la asociación están a la espera de reunirse con el alcalde municipal, Eleázar González, para redireccionar el que para ellos es un fallido decreto, con el fin de hacer uno que sea claro y les permita trabajar a todos. según lo acordado con las administraciones anteriores.