Los comerciantes piden más presencia de las autoridades, tanto en el día como en la noche al cierre de sus establecimientos.

Con la llegada de cientos de habitantes a los conjuntos residenciales de Hogares Soacha y sus alrededores, cada día son más los comerciantes que aperturan sus negocios cerca del barrio Prado Vegas. Sin embargo, el comercio se ha convertido en un atractivo para los delincuentes.

A plena luz del día y a altas horas de la noche los delincuentes aprovechan para hacer de las suyas, afectando no solo a residentes, sino también a los comerciantes. Según manifiestan los habitantes del sector, los ladrones vienen de barrios aledaños y utilizan motocicletas para desplazarse y huir después de lograr su cometido.

“La semana pasada iban a atracar a un muchacho y le pegaron dos tiros con un arma de fogueo, luego robaron a los del camión de la leche y posteriormente a una ferretería que queda sobre la calle 14b. Uno después de las 9:30 de la noche ya cierra porque esto queda muy solo y se pone peligroso”, manifestó Nicol Roa, comerciante del sector.

Aunque los comerciantes han intentado tomar algunas medidas, han fracasado por falta de unión entre ellos mismos, pues al parecer un grupo que se creó a través de WhatsApp para reportar todos los hechos de inseguridad fue utilizado por algunos para promocionar lo que estos mismos venden y no resulto útil para tomar acciones con el fin combatir la inseguridad.

Finalmente, la petición de varios comerciantes es solicitar más apoyo de la Policía Nacional para que los uniformados realicen rondas más frecuentes y estén pendientes de los negocios con el fin de alejar a los delincuentes que por estos días afectan las actividades comerciales que se vienen incrementando en el barrio.

Por Michael Rojas