Inconformidad frente a la propuesta de reubicación de sus puestos fue la que manifestó un nutrido grupo de vendedores informales en la mañana de ayer frente a las instalaciones de la Secretaría de Gobierno de Soacha.


pp-54.jpgCabe recordar que el pasado mes de diciembre la Alcaldía Municipal de Soacha y dos de las agremiaciones de vendedores firmaron un acta de compromiso en la que se estableció un acuerdo y se trazaron algunos puntos específicos para que los puestos se ubicaran en el centro de la calle 13 entre la Autopista Sur y la Plaza Principal de Soacha (Leer: http://www.periodismopublico.com/Vendedores-externos-amenazan).

Entre otras razones, los comerciantes aducen falta de garantías en seguridad para poder trabajar libremente, la afectación económica que representaría el traslado y lo que para ellos son las malas condiciones del lugar donde serían reubicados.

“Vivimos engañados por la alcaldía y el Secretario de Gobierno, sabemos que hay desorganización pero no es culpa nuestra que ellos no nos brinden una alternativa accesible para poder organizarnos como debe ser, nos quieren enviar a unas partes que no son nada aptas para establecer nuestros negocios, donde hay unos verdaderos ‘fangos’ (carrera 5 en cercanías a la antigua estación del ferrocarril). Aquí se presenta mucha inseguridad y nos toca actuar como policías, aún con el riesgo que corremos de ser agredidos por los vándalos, no tenemos las medidas de seguridad adecuadas ni el apoyo necesario por parte de las autoridades. Así como hay un camión lleno de policías pendiente de ver en qué momento nos puede recoger, debería haber algo igual para garantizar nuestra seguridad”, señaló Janneth Angarita, representante de los vendedores.

Angarita también habló acerca de las dificultades económicas que afrontarían con le reubicación propuesta por la Secretaría de Gobierno, pues asegura que las ventas disminuirían debido a que no tendrían la misma cantidad de clientes que hay en la vía pública. Agregó también que se han visto afectados por la presencia de comerciantes ajenos al municipio de Soacha que vienen de ciudades como Facatativá, Funza y la misma capital de la república, “no entendemos por qué razón se permite que personas de otras ciudades ocupen el espacio que nos corresponde, nosotros estamos aquí todos los días y pagamos nuestros impuestos, sin embargo nos cohíben de nuestro derecho al trabajo”, afirmó la representante de los vendedores.

Por su parte el Secretario de Gobierno de Soacha, Cr. (r) Antonio José Ardila, se refirió a la problemática y habló acerca de las diferentes alternativas que desde la administración municipal se han ofrecido a los comerciantes para dar solución a sus requerimientos, los cuales según él no han sido aceptadas por el gremio.

“Los vendedores dicen que aquí se les ha recibido con evasivas, eso no es cierto. Manifiestan que quieren trabajar pero su actitud parece indicar otra cosa porque pretenden hacer su voluntad, se les ha ofrecido la posibilidad de ser reubicados y lo único que han hecho es poner peros y trabas para evitar el traslado y creen además que trabajar en grupo es venir a formar escándalos al frente de la oficina y hacer las cosas a la fuerza. Les hemos ofrecido un espacio sobre la Cr. 5 en cercanías a la antigua estación del ferrocarril y hasta en la misma Plaza de Mercado, pero ellos no han accedido a evaluar las alternativas y aseguran que el terreno está en mal estado, cuando lo cierto es que en días pasados se realizó la adecuación de este tramo para facilitar su ubicación. No estamos cometiendo ningún atropello, más bien se les ha brindado posibilidades aunque no han accedido a ninguna. La administración ha sido tan condescendientes que varias veces nos hemos reunido en el Teatro Sua para tratar de llegar a un punto de acuerdo y no se ha podido; lo que ellos reclaman es injusto”, indicó Ardila

El Secretario habló además de algunas versiones que indican el mal uso que algunos vendedores han dado al espacio público, vendiendo o rentando algunos sitios a otros comerciantes, “eso no se puede permitir desde ningún punto de vista, no compartimos el anarquismo y la total intolerancia que se está evidenciando en este caso”, agregó.

Según una medida tomada en la administración pasada, la Calle 13 fue declarada como una alameda adecuada específicamente para el uso peatonal, lo que quiere decir que la instalación de puestos de ventas informales está prohibida, sin embargo nada ha servido para que el ‘caos’ que impera en este sendero llegue a su fin.

Al momento de redactar este artículo no se había logrado concretar una reunión entre las partes para tratar de buscar un acuerdo, entre otras razones, por las condiciones en las que el grupo de comerciantes se acercó a la Secretaría de Gobierno, “por vías de hecho no conseguirán nada, si se quieren organizar estamos dispuestos siempre a escucharlos, pero de una manera respetuosa”, concluyó el Coronel.