Cuatro mesas de concertación entre los gerentes de las empresas de transporte, autoridades municipales y la policía arrojaron como producto un documento que se radicó hoy en el despacho del alcalde Ernesto Martínez y que contiene los puntos específicos del acuerdo.


La principal conclusión es la modificación de algunos aspectos del plan de rodamiento que el municipio había establecido para las empresas que prestan servicio en el corredor Soacha-Bogotá, especialmente en lo relacionado a número de vehículos para cada ruta. Así quedó, por ahora, el parque automotor que prestará servicio a los diferentes puntos del municipio:

Para Compartir se asignaron 474 vehículos, a Ciudad Latina vía Indumil 244 y vía compartir 128. A San Mateo 243, Ciudadela Sucre Bellavista 137, San Rafael 78, Rincón del Lago 54, el Danubio 44, Ducales 53, San Nicolás 85, Veredita 60, Prado las Vegas 58, Florida baja 70, San Humberto 124 y los Olivos 30 carros. Según el mismo documento, el total de automotores con tarjeta de operación vigente que prestan servicio en el corredor Soacha-Bogotá es de 2005 vehículos.

Pero sin duda el principal dolor de cabeza para las autoridades es el inconformismo expreso por los usuarios debido a la pésima calidad en el servicio de transporte. Precisamente este fue uno de los mayores compromisos de los gerentes luego de las mesas de concertación y que quedó plasmado en el documento firmado.

“Los gerentes nos hemos comprometido a solucionar este tema. Los terminales donde más está marcado este problema es en Compartir y San Mateo, nos toca mejorar porque esos paraderos están en manos de unos despachadores que no son de las empresas y lo único que hacen es poner un sello, recibir plata y despachar el vehículo vacío. A eso nos comprometemos; en los próximos días nos vamos a organizar de manera que en adelante sólo se le pone sello a la planilla cuando el vehículo esté cargado. Acordamos hacer una reunión con los despachadores que tienen las empresas y con los que no pertenecen a ellas para pedirles que se sometan a las nuevas reglas, que nos colaboren, de lo contrario tocará cambiarlos a todos. En este aspecto los gerentes y el director de Transporte nos pusimos de acuerdo para montar despachos unificados sistematizados en todos los puntos de salida del municipio de Soacha; eso solucionaría el problema porque el vehículo tiene que salir cargado de la terminal, pero la verdad para eso necesitamos a la autoridad de tránsito, se lo hemos dicho al director, todo no se lo podemos dejar las empresas, nosotros tenemos un reglamento, pero es mucho mejor con la policía para que las sanciones sean más severas”, explicó Rubén Darío Pineda, gerente de Socotrans.

Pineda dijo que el compromiso de las empresas es mejorar ostensiblemente el servicio e indicó que la meta es de un mes para mostrar resultados ante la ciudadanía. Sin embargo fue claro en manifestar que el parque automotor de Soacha es obsoleto debido a que desde el año 2000 está congelado y aspira a que en las mesas de trabajo que se realizarán próximamente con Bogotá y el propio Ministerio de Transporte, se pueda incluir el tema para ir buscando un tipo de vehículo más masivo que los actuales colectivos.

Las empresas no patrocinan ningún paro

Otro de los aspectos que quedó claro fue el rechazo de los gerentes a un eventual paro de transporte. Pineda dijo que en vez de estar pensando en parar lo que hay es que mejorar la prestación del servicio. “Debemos trabajar al 100% con lo que tenemos, entonces aquí no hay paros, aquí las empresas no van a propiciar nada de eso, lo contrario, rechazamos cualquier intento. Mire, hemos detectado que en algunos paraderos, específicamente en el de Compartir, hay despachadores que son los que están propiciando ese famosos paro, pero nosotros vamos a trabajar de la mano con comunidad, con las autoridades y con los propietarios con el único objetivo de prestar un mejor servicio”, finalizó.