El sistema de monitoreo instalado por la Car está compuesto por 14 torres de vigilancia, dos drones y un centro de seguimiento, desde donde se controla toda la actividad que se presenta en la ronda del río. La apuesta es tener control sobre el afluente las 24 horas, desde Soacha hasta Chía.


monitoreo-car.jpg

Las 14 torres fueron ubicadas a lo largo de la cuenca media del río –separadas entre sí por una distancia de siete kilómetros–, sobre los municipios de Chía, Cota, Funza, Mosquera y Soacha y localidades de Bogotá como Suba, Engativá, Fontibón, Kennedy y Bosa; lo que se busca es detectar impactos ambientales generados sobre el río, verificar si se presentan desbordamientos e identificar personas que delincan sobre la ribera del cauce.

Cada nodo o torre encargado de vigilar una zona específica cuenta con cámaras ópticas y térmicas, cámaras de vigilancia, un sistema de comunicaciones y alimentación energética mediante paneles solares.

Así mismo cuenta con drones, estaciones meteorológicas; sensores ópticos de visión diurna y nocturna; dos puntos de monitoreo del río con medición de nivel del caudal, temperatura, humedad y presión atmosférica, y sensores geosísmicos para detectar posibles intrusos en el río.

La cobertura total del sistema es de aproximadamente 100 kilómetros, y para su implementación se requirió una inversión de 5.950 millones de pesos.

Siete de las 14 torres instaladas tienen cámaras de alto alcance, que pueden identificar vehículos y rostros a siete kilómetros de distancia. Las siete restantes son de media distancia y pueden grabar objetos a dos kilómetros.

La función de los nodos es complementada por los drones. Estos sirven como apoyo a los puntos ciegos que se crean a lo largo de la cuenca, debido a las condiciones geográficas, y a los que las cámaras no pueden llegar.

La información recolectada se centraliza en un modelo de comunicaciones de última generación. “El Centro de Control y Monitoreo Ambiental (CCMA), ubicado en la PTAR Salitre, permite interconectar los diferentes nodos y canalizar los datos en tiempo real. En el CCMA, la vigilancia se mantendrá las 24 horas del día, contando con personal capacitado y con experiencia en la operación y mantenimiento del sistema”, explica Carlos Bello, ingeniero de la CAR, entidad que opera el sistema.

A pesar de que los nodos ya están instalados, todavía hay protocolos en términos de seguridad ciudadana. “El sistema a nivel técnico está al 100 por ciento, lo que sucede es que como es un sistema pionero, algunos procedimientos todavía están en construcción”, explica un funcionario de Codaltec.

Por ahora, el sistema funciona 12 horas diurnas en una fase de prueba que se prolongará hasta finales de este año. Después, la actividad se extenderá a jornada completa, los 365 días del año.

Apoyo: CAR y EL Tiempo