En medio del dolor, la preocupación y los efectos de enfermedades que agobian a los niños que llegan al Hospital Mario Gaitán Yanguas, el personal de Pediatría realizó recientemente una interesante actividad cuya esencia fue una alta dosis de cariño, amor, respeto y calor.


2-97.jpg

“Tenemos un promedio de 20-30 niños hospitalizados por día, más que todo por problemas respiratorios, diarrea y enfermedades infectocontagiosas. Los niños que llegan son de familias disfuncionales; gente desplazada de otras regiones, y que además de venir enfermos con alta fiebre y desnutrición, llegan con falta de cariño por parte de sus padres. Es muy frecuente el maltrato tanto físico como emocional, y muchas veces el abuso sexual en estos niños”, explicó el Dr. Germán Rojas Guerrero, Médico Pediatra del Hospital Mario Gaitán Yanguas.

La esencia de la sección de Pediatría es la elevada dosis de cariño que su personal ofrece a los niños hospitalizados. Según el médico pediatra, además de tratarles las enfermedades con el antibiótico que sea necesario, se les da un poquito de cariño y protección. “Que sientan amor, porque si el niño cuando pequeño le dan agresividad, cuando grande va a agredir a los demás, pero si se le da cariño, amor, comprensión y respeto, cuando sea adulto será una persona muy respetuosa y llena de valores”.

El Dr. Rojas manifestó que este tipo de actividades se realiza dos meses por año, preferiblemente en compañía de los padres, aunque recalcó que generalmente la que se hace presente es la madre, ya que el padre casi nunca aparece. “La idea es enseñarles cómo es que se trata a los niños, cómo se les da cariño, amor y cómo debe respetarse al menor mediante al juego”.

Y concluyó: “No solo les ponemos la penicilina, también les damos calor, amor, y que el niño aprenda a conocer sus derechos”.