Una nueva irregularidad descubrió el Concejal de Bogotá por el Partido Verde Antonio Sanguino, en el alquiler de los vehículos compactadores con destino al servicio de aseo de la Capital, que por decisión del Alcalde Gustavo Petro presta la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, a través de su filial “Aguas de Bogotá SA ESP”.


El Concejal Sanguino denunció un escandaloso sobrecosto en el valor de arriendo de estos vehículos, cuyas condiciones de deterioro han sido conocidas por la opinión pública en días recientes. “De acuerdo con los contratos de arrendamiento de equipos No. 04 de diciembre 7 de 2012 y No. 16 del 13 de diciembre 2012 suscritos por Mario Álvarez Ulloa en representación de Aguas de Bogotá y Diego Andrés Galvis en nombre de la Unión Temporal Aseo Districapital, la ciudad pagará 24 mil millones de pesos por el alquiler durante seis meses de 160 camiones compactadores. Quiere decir que los bogotanos pagaremos 25 millones de pesos mensuales de arriendo por cada uno de estos destartalados vehículos”, reveló Sanguino. (Ver contratos adjuntos).

Pero lo más grave es que, según Sanguino, “el precio de compra en el mercado norteamericano de un vehículo compactador usado de iguales o mejores condiciones de los alquilados por la Administración Petro podría ser inferior al valor de alquiler de los que se encuentran desde hace varios días estacionados en el Puerto de Cartagena”.

“En efecto, hemos encontrado que el precio de compra de un Vehículo Compactador Marca FREIGHTLINER Modelo 2002 es de $18.750.000. Un Vehículo MACK, la misma marca de los importados, modelo 2000 cuesta $26.785.714, un poco más de lo que vale un mes de arriendo de cada uno de ellos. Incluso el más costoso, con capacidad de 32 yardas cúbicas, marca MACK, modelo 2001, se puede adquirir por $53.482.143, suma ligeramente por encima del valor de dos meses de arriendo según el contrato suscrito por Aguas de Bogotá”, advirtió Sanguino. (Ver cuadro comparativo de cotizaciones y links de vendedores)-

El concejal de Bogotá del Partido Verde Antonio Sanguino, le pidió a la Contraloría de Bogotá, a la Personería Distrital y a la Procuraduría General de la República investigar el evidente sobrecosto en estos contratos de arrendamiento de vehículos compactadores celebrados por Aguas de Bogotá que representan un descalabro a las finanzas de la ciudad. “Este es el negociado del año y otro nuevo asalto a los recursos de los bogotanos”, puntualizó.