La mesa directiva del Concejo de Bogotá, presidida por el concejal Carlos Fernando Galán, decidió suspender el suministro de gasolina a los concejales de la ciudad.

Según Galán, en el presupuesto para este año se tenía contemplado gastar más de $400 millones en el suministro de combustible.

Con esta decisión, cada concejal deberá asumir de su propio bolsillo el pago de la gasolina para sus vehículos, incluso si estos les han sido asignados por la Unidad Nacional de Protección (UNP).

El  presupuesto previsto  será reasignado para otros fines, concluyó Galán.