Este sábado empiezan las celebraciones oficiales del año nuevo chino, que según su horóscopo corresponde al año del Gallo de fuego.


En China tradicionalmente se basan en el calendario lunar, que indica el tiempo según las fases del Sol y las de la Luna, por eso el año nuevo chino se celebra el primer día, del primer mes lunar que este año será el 28 de enero. Pero la fecha puede variar entre los últimos días de enero o primeros de febrero que coincida con la Luna nueva.

Culturalmente son las fiestas más importantes del año en China y son sinónimo de reunión familiar, comidas típicas, impresionantes fuegos artificiales y vacaciones.

Según el horóscopo chino este año le corresponde al Gallo de fuego. “Se dice que Buda, antes de morir, llamó a los animales de la Tierra para comunicarles su última voluntad. Llegaron doce animales, la rata, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la cabra, el mono, el gallo, el perro y el cerdo y los convirtió en los doce signos del zodiaco chino”, explicó la astróloga Myriam Muñetón.

Cada signo está acompañado de un elemento de la naturaleza que son el metal, la madera, el agua, el fuego y la tierra. Este año al igual que el anterior es el fuego.
“El horóscopo chino se apoya en la imagen de estos 12 animales para representar las energías que existen en el interior y exterior de una persona”, dijo.

Según Muñetón las personas que pertenecen al signo del Gallo son líderes, soñadores, autoritarios, trabajadores, espontáneos y buenos conversadores, protectores con la familia, cariñosos y afectuosos en el amor, aparentemente seguros de sí mismos, distinguidos, vanidosos y orgullosos.

De acuerdo a sus predicciones, “este año será necesario trabajar más duro y con disciplina, buscar el equilibrio y ser más diplomático para liberar la tensión. Se benefician las inversiones a largo plazo, el ahorro, las nuevas ideas, los temas relacionados con la propiedad raíz. La familia se torna más importante”.

Según el horóscopo chino cada 12 años se renueva un ciclo, y cada año está marcado por las características del animal correspondiente. El año pasado fue el año del mono, que fue vaticinado como un periodo de adversidades mientras que este que corresponde al gallo se supone que sean tiempos de rectitud y justicia, además de éxitos y triunfos pero con mucho trabajo y paciencia.

El Gallo sujeto al elemento fuego en su forma yin, representa calidez, dulzura en las relaciones íntimas y familiares.

Fuente: ElColombiano.com