Hacer parte de un voluntariado es sinónimo de limitaciones en recursos e implementos para realizar a satisfacción determinada labor, y para el caso del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Soacha esta no ha sido una excepción, porque aunque sus ganas a veces son superiores a su capacidad, en muchas ocasiones esto no es suficiente para cumplir con la misión que se han encomendado.


3-1-2.jpg

Han pasado casi 38 años desde que se fundó en el municipio esta organización social, ocho de los cuales han tenido como epicentro de su actividad el sector de Villa Sofía II en la comuna uno, lugar donde siempre han permanecido atentos a cualquier siniestro o emergencia que se presente, a fin de acudir al servicio de quienes más lo necesitan, sin importar las limitaciones que puedan tener en esta tarea.

Y es que para describir cómo deben trabajar los bomberos voluntarios, basta con mencionar que apenas cuentan con un carrotanque y una motobomba de segunda, algunos uniformes de línea de fuego donados hace más de ocho años por el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá, y una modesta estación en la que ‘con las uñas’ deben tratar de responder a todos los llamados que a diario tienen por parte de la comunidad:

“Todo lo que hacemos se debe a que nosotros nacemos con un servicio y un carisma para servir a la comunidad, nuestras capacitaciones y los elementos que utilizamos son financiados por nosotros mismos. En este momento estamos necesitando unos 10 uniformes de línea de fuego, y cada uno cuesta entre 10 y 12 millones de pesos, pero nos queda muy difícil poder comprarlos nosotros mismos. Hace unos 8 años, el Cuerpo Oficial de Bomberos de Bogotá nos donó unos uniformes de línea de fuego que eran de segunda, y con el tiempo de servicio que han tenido acá, ya excedieron el límite de su capacidad. Nosotros tenemos el personal, pero carecemos de los elementos, que es lo que prima en este momento. Hay veces que nos ha tocado, con el dolor del alma, decir que no podemos atender una emergencia, simplemente porque no tenemos cómo cubrir esa necesidad, pues como mínimo requerimos de un vehículo para extinción de fuego, o para trasladar personal, porque en un carrotanque no se pueden trasportar personas, sólo tripulación”, explicó el Mayor Ricardo Quiceno, Subcomandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Soacha.

Según explicó el Mayor Quiceno, la labor de los bomberos voluntarios se limita a apoyar a los bomberos oficiales, suministrándoles el agua a las máquinas que ellos tienen. De acuerdo a lo anterior, el Oficial hizo un llamado para que bien sea la empresa privada o las industrias que hay en el sector, le colaboren a su institución para comprar un vehículo, pues apenas cuentan con una motobomba grande que aunque en la actualidad está preparada para atender incendios forestales, es adaptada para la atención de incendios estructurales, pero como ya se ha mencionado, no hay con qué moverla, dado que está montada sobre un tráiler y no sirve para llevarla a un incendio estructural.

“Pedimos apoyo a los empresarios, nosotros retribuiremos esa colaboración capacitando a todo su personal, con nuestros oficiales, suboficiales y bomberos, que tienen los suficientes conocimientos para dictar cursos al personal de las empresas”, expresó Quiceno.

Llamado a la solidaridad

“La verdad es que los bomberos hacemos una labor de corazón, en la actualidad tenemos 32 unidades bomberiles, que están para atender cualquier siniestro que se presente en el municipio, sin embargo no tenemos equipos para salvaguardar siquiera nuestras propias vidas. Queremos hacer un llamado al comercio, a la empresa privada, e incluso a la misma comunidad, que debe hacer conciencia de que en las obligaciones que tenemos, está atender las emergencias; sin embargo no tenemos los suficientes recursos para ello. Muchas veces debemos priorizar las emergencias dependiendo de si tenemos o no la posibilidad de reunir para el combustible, a pesar de que el personal siempre está dispuesto. Desafortunadamente dependemos de los recursos que tengamos en el momento, muchas veces no tenemos ni siquiera cómo mover nuestras máquinas”, agregó el Cabo Christian Quiroga, miembro de los bomberos voluntarios de Soacha.

“Decidí hacer parte de los bomberos voluntarios porque, al igual que mis compañeros, me nace ayudar a las personas, no sólo en casos de incendios sino también cuando tenemos que ir a ayudar en una inundación o algo que represente un riesgo para la gente. Todo lo que tenemos ha sido conseguido por autogestión, pero espero a que más adelante, cuando llegue a un rango superior en la institución, ya tengamos equipos y una maquinaria apta para poder prestar el servicio sin ayuda de los oficiales. Hacemos un llamado para que nos colaboren con la maquinaria, o la misma gasolina para mover las motobombas, eso sería una ayuda muy importante para poder realizar nuestro trabajo”, concluyó el Bombero Andrés Daza.

Si alguna persona, empresa o un particular desea patrocinar y/o hacer una donación a los bomberos voluntarios, puede comunicarse llamando al teléfono: 7122771, o por medio del Cabo Christian Quiroga al celular: 314 4610541.