Llegan las vacaciones de diciembre, donde los planes fuera de casa, los viajes y salir de la rutina habitual se hacen indispensables, sobre todo para los niños. Sin embargo, compartir tiempo con ellos y crear planes que los saquen de su rutina se hace complicado, cuando los padres no cuentan con el tiempo suficiente para organizar planes o salir de la ciudad.

De acuerdo con Andrea Romero, coordinadora de Recreación de Compensar, actividades como jugar, explorar, crear y comunicar a partir del arte o la literatura resultan ser una necesidad vital para los niños y las niñas en primera infancia (0 a 5 años), éstas se convierten en opciones ideales que, además, implican el desarrollo social y académico de los pequeños.

La experta indica que el juego ayuda a los infantes a descargar tensiones emocionales, a sentir seguridad, a entender quiénes son, a comprender lo que ven a su alrededor y a transformarlo, ayuda a entender el sentido de las normas, a reconocer las emociones, al establecimiento de las habilidades de comunicación. De igual forma, cuando los juegos requieren diferentes herramientas como pinturas, cajas, objetos, desarrollan su capacidad artística y estética que también comunica. Romero agrega: “jugar les permite ser independientes y adquirir cada vez más autonomía.”

Cuando los adultos logran dar al juego un valor similar al de la comida y lo entienden como una experiencia de placer importante que nutre el desarrollo de los niños y niñas, serán los primeros cómplices de su juego.  Por eso, en época de descanso y recreación ésta práctica se convierte en el aliado principal de los padres de familia en estas vacaciones de fin de año, sobre todo si no hay posibilidades de salir de la ciudad.

Si usted tiene pequeños y no tiene la posibilidad de salir de vacaciones fuera de su ciudad, recuerde seguir estas indicaciones para los juegos de sus hijos en casa:

  • Actividades propiciadas al interior del hogar: a medida que los niños van ganando autonomía en el desplazamiento se requiere disponer de ambientes en los que los objetos estén a su alcance y tengan diversas características de forma, color, textura, etc., para promover su relación con ellos.
  • La experiencia de preparar alimentos: mezclar, amasar y cortar (siempre con acompañamiento de un adulto) es una actividad cargada de emoción. Motiva a los niños y las niñas a crear diferentes recetas. También, se pueden realizar actividades más experimentales en las que los niños creen.
  • El agua permite explorar con objetos e ir captando algunas de sus propiedades al contacto con ella, por ejemplo: los objetos que flotan o que se hunden, los que absorben el agua y los que no. El papel de los adultos allí es estar cerca, observar, acompañar, hablar lo necesario, sin ofrecer muchas instrucciones, de forma que no se interrumpa la concentración de niñas y niños.
  • La luz es otro elemento que también atrae a las niñas y a los niños, situaciones en las que se oscurece el espacio, se proyectan luces de variados colores, o en las que se juega con la sombra resultan atrayentes para ellas y ellos.      
  • Déjelos jugar solos y a su manera, sin intervenir. Si bien es importante a veces jugar con ellos y ellas, es muy importante que también jueguen solos o acompañados de otros niños y niñas, sin la intervención del adulto.
  • No se necesitan juguetes muy elaborados a la hora de jugar.  Una caja de cartón puede convertirse en una casa, carro, cuna, etc. Una simple tapa de envase o unas cucharas se pueden convertir en instrumentos musicales.
  • Déjese mandar en el juego, cuando juegue con ellos dígales que ellos son quienes mandan en el juego y que están dispuestos a hacer lo que ellos sugieran.
  • Jugar con su hijo no es una pérdida de tiempo y tampoco hace que pierda autoridad, reconozca que mediante el juego es posible conocer y acercarse más a su hijo y fortalecer la relación.

Los beneficios que pueden adquirir sus hijos en estas vacaciones por medio de los juegos son enormes. Por eso, dedique tiempo para compartir y jugar con ellos, no se preocupe por darles materiales costosos o raros para jugar, con un sencillo objeto en el hogar puede dejarlos ser como ellos y ellas quieran.

Así mismo, Compensar despliega su oferta para la primera infancia tanto en actividades recreativas como culturales con actividades recreativas, con el Módulo de la Felicidad Infantil (MOFLI) un espacio para el desarrollo de los niños y niñas, que contempla espacios como el Wall Holla, Carrusel, Rueda, Soft Play, además de piscinas para cursos de motricidad; así como actividades deportivas, educativas en el juego y recreativas, en un marco de trabajo pedagógico de valores con las vacaciones recreativas.

En cuanto a lo cultural, la caja cuenta con la ludoteca donde la música, la lectura y demás actividades se convierten en los principales protagonistas de las tardes de los niños.

Cristina González – SecNewgate Comunicaciones