Si bien la ciudadanía de Soacha acepta que cientos de carros que prestan servicio a puntos claves y lejanos como Ciudad Verde no son legales, también reconocen que es la única forma de transportarse y garantizar que puedan llegar a su lugar de destino. Habitantes rechazaron los operativos constantes de la Policía y reclamaron rutas legales para desplazarse.


operativos-.jpg

El problema de movilidad es cada día más complejo en Soacha, especialmente a sitios aislados donde las rutas tradicionales no prestan un buen servicio. Tal es el caso de Ciudad Verde, un macroproyecto de vivienda que está inundado de familias y donde el servicio de transporte es escaso.

“Salir por la mañana es un completo caos porque no hay suficientes colectivos que nos lleven a Bogotá o por lo menos a la Autopista Sur. Generalmente nos toca acudir al transporte informal porque no hay más”, dijo Edgar Moreno, residente en Ciudad Verde.

“A mí todos los días me toca coger un carrito que me saque a la Autopista Sur porque los colectivos normales salen de vez en cuando y jamás nos recogen. Así las cosas prefiero pagar 1.200 pesos e irme hasta la Estación de Transmilenio”, sostuvo Ana María Sánchez, también residente en Ciudad Verde.

Pero el problema para los miles de usuarios que requieren movilizarse desde y hasta Ciudad Verde son los constantes operativos de la Policía de tránsito contra el transporte informal. Si bien la ciudadanía reconoce que estos carros no están autorizados para prestar el servicio, generalmente se convierten en el único medio para transportarse.

“Si la Policía supiera la necesidad que tenemos no haría esto, nosotros sabemos que un particular no puede prestar el servicio de transporte, pero hay que entender que no tenemos otro medio para movilizarnos”, añadió Elías Carvajal, usuario de la comuna tres.

El problema para la comunidad es que la Secretaría de Movilidad de Soacha coordina operativos con la Policía para llevarse los carros a los patios, pero no hace nada para implementar más rutas de transporte y así garantizar la movilidad de los habitantes del municipio.

Según datos de la misma entidad, diariamente se llevan entre 15 y 20 vehículos a los patios, pero aun así, los propietarios de estos vehículos continúan prestando el servicio.

“Pues a mí me llevaron y me tocó pagar más de 800 mil pesos por sacar el carro de los patios, pero la verdad me toca continuar porque no tengo qué más hacer, aquí no hay de otra, nos toca arriesgarnos y seguir prestando el servicio”, dijo un propietario de un vehículo informal.

En Soacha hay alrededor de 320 colectivos y 312 taxis, cifra que resulta insuficiente para la cantidad de personas que viven en la ciudad, por eso es que cada día resultan más vehículos piratas para suplir la necesidad que tienen los ciudadanos de movilizarse.