El departamento de Cundinamarca acogió con beneplácito el nuevo plan de sistematización para la atención en salud, que permite pasar de un registro numérico de pacientes atendidos, a uno cualitativo.


Según el Ministerio de Salud y Protección Social, Cundinamarca, es pionera en la sensibilización y aplicación del nuevo método, que busca realizar un Registro Individual de Prestación de Servicios (RIPS) a los pacientes, en donde se incluyan los datos personales, laborales y familiares, la identificación del riesgo o la enfermedad y la intervención médica realizada.

El Secretario de Salud de Cundinamarca, Germán Guerrero Gómez, enfatizó en que este es un compromiso ético con la población cundinamarquesa: “Nos enfrentamos a un nuevo reto, que significa un cambio radical. Veníamos de manejar la Resolución 3384 de 2000, en la que el reporte se hacía en forma numérica y por ende, no mostraba el cumplimiento de metas e impacto en la salud pública. Ahora con la Resolución 4505, se modifica el reporte y da paso al registro personalizado de las actividades de detección de enfermedades, tratamiento y seguimiento de nuestros usuarios, estén afiliados o no”, expresó el Secretario.

Las EPS e IPS públicas y privadas, así como los consultorios médicos y odontológicos particulares, deberán llevar el registro mensual a partir del 1º de abril, y enviar el primer consolidado al Ministerio de Salud y Protección Social en el mes de julio, de forma oportuna, clara y confiable dentro de los plazos establecidos. El no reporte de la información acarreará sanciones:

“La obligatoriedad del reporte recae en las EPS e IPS, direcciones departamentales, distritales y municipales de Salud”, afirmó la profesional de la Dirección de Salud Pública, Martha Camargo.

La información fue socializada a alcaldes municipales, secretarios de salud, gerentes de hospitales, coordinadores de salud, y personal médico y odontológico de consultorios particulares, durante una capacitación realizada por la Secretaría de Salud de Cundinamarca.