El anunció lo hizo el gobernador Nicolás García ante la disminución de la ocupación UCI en Cundinamarca, que está en el 66%.

La ocupación del 66 % le permite al departamento de Cundinamarca volver a habilitar camas para pacientes de otras ciudades o territorios que lo requieran.

La ocupación de camas UCI en el departamento pasó de estar sobre el 80 %, al 66 %, razón por la cual se recibirán pacientes de otras regiones, si se requiere. “Gracias al buen comportamiento de la ciudadanía, al trabajo de todo el personal de salud y a la articulación de los 116 municipios, Cundinamarca tiene una ocupación de UCI del 66 %”, sostuvo el mandatario.

Sin embargo, el gobernador insistió en no bajar la guardia: lavado de manos, uso de tapabocas y distanciamiento social como pilares del autocuidado para prevenir el COVID-19.

 Finalmente, García Bustos espera que Cundinamarca se convierta en departamento pionero para la vacunación contra el COVID-19, la cual deberá comenzar el próximo 20 de febrero.