18 delegaciones, 4130 deportistas, 14 disciplinas deportivas y 4 días de competencias, fue la radiografía de una versión más de los juegos nacionales del sector educativo, realizados en Neiva. Con una gran ceremonia los deportistas desfilaron por las principales calles de la capital opita, bajo la organizacion de CONFIE, cooperativa anfitriona; durante el trazado padres de familia y alumnos aplaudieron a sus docentes, y los acompañaron para observarlos competir en una faceta totalmente diferente a la desarrollada en el aula.


Muchos creerán que estos son juegos de gorditos, hermitaños y aprendices deportivos, pero están totalmente equivocados; aquí llegan deportistas de alto rendimiento, incluso docentes que representan a Colombia a nivel internacional, por ello cada cooperativa paga entrenamientos, que empiezan seis meses antes de la realización de los juegos, aquí tambien se invierte platica en la organizacion y no cualquier peso, es una platica larga.

Para destacar en los juegos nacionales la participacion de Coonace, Cooperativa Nacional de la Comunidad Educativa, ubicada en el municipio de Soacha, asistiendo por primera vez a un evento que ya está ubicado en el calendario nacional; para ellos no fue nada fácil, tuvieron que hacer rifas, fiestas, almuerzos, y así poder completar el dinero de uniformes y sudaderas, hubo compromiso de afiliados, pero sin lugar a dudas el señor gerente Jorge Garzon y su presidente William Manrique, seguramente en los próximos juegos, el gallo cantará de otra forma.

Canapro, Casa Nacional Del Profesor, fue la sensación en los juegos, destacándose en varias disciplinas deportivas, pero en especial en el fútbol de salón masculino y femenino, las chicas como los docentes dieron cátedra de buen tratamiento a la pelota, juego de conjunto, compañerismo, y claridad técnica, encabezada para las profes por el Lic. Guillermo Erazo. En Masculino Rafael Bautista dirigió al equipo campeón nacional, allí en los escenarios del fútbol de salón quedó germinando el sacrificio , las gambetas y el juego bonito como afirman en Brasil, fue una verdadera cátedra de fútbol salonista. Soacha tuvo su representante que tambien trajo la medalla dorada en esta disciplina; felicitaciones muchachos por revindicar la labor docente, la medalla de oro es para el magisterio colombiano.