Un fenómeno que ya se había presentado a principios del 2011 en los barrios Compartir y Hogar del Sol se repite ahora en este sector, donde los amigos de lo ajeno se están adueñando desde hace aproximadamente cuatro meses de los cables que proveen de este importante servicio público a decenas de familias que residen allí.


Las comunidades de los barrios Luis Carlos Galán I, II y III sector, Terranova, Villa Mercedes I y II sector, Carlos Pizarro, Lomalinda, Villas de Casaloma y Casaloma, todos ubicados en la zona conocida como La Meseta, son quienes desde marzo han sido golpeados con este fenómeno que al día de hoy los mantiene incomunicados y a la expectativa por saber qué medidas se van a tomar por parte de las autoridades y la empresa prestadora para el restablecimiento del servicio.

“Este ya es el cuarto hurto que se comete, el primero fue en marzo, después en abril y así sucesivamente en el transcurso de estos cuatro meses, de los cuales sólo hemos tenido el servicio por un mes. El pasado 4 de junio se hizo la última reposición y el 24 del mismo mes se volvieron a robar los cables, en este momento todos los vecinos estamos sin teléfono”, explicó Aura Durán, presidente de la JAC de Villa Mercedes I.

Durán señaló que la empresa prestadora del servicio, en este caso Telecom, también tiene parte de responsabilidad debido a que no ha tomado medidas preventivas de cara a evitar el hurto de este material. Así mismo agregó que se sigue cobrando por la utilización de las líneas a pesar del tiempo que llevan con la interrupción:

“Las empresas deberían tener alguna medida de seguridad para evitar el robo de los cables, pero a nosotros no nos brindan ninguna y lo único que les interesa es que uno pague las facturas tenga o no tenga servicio. Personalmente tengo una factura por un valor de $95.000 donde se me registran dos meses en los cuales no recibí el servicio”, agregó la Presidenta.

De otra parte, la líder comunal habló de las dificultades que han tenido para lograr acciones prontas y concretas de la Policía:

“Entendemos que los delincuentes que se roban los cables lo hacen para vender el cobre que lo compone, ellos por tener para el vicio no les interesa perjudicar a quien sea. Los hechos se están presentando a eso de las 2 o 3 am, cuando todos los vecinos estamos descansando para poder empezar nuestra jornada al otro día, por eso no podemos establecer quiénes son los responsables.

Nosotros realizamos una reunión con el Capitán Moreno, él nos habló de la conformación de unos frentes de seguridad, además de la instalación de unas alarmas comunitarias y unas cámaras donde quedarían registrados todos los delincuentes que cometen estos actos de vandalismo, sin embargo desconocemos cuando realmente nos van a ofrecer esa ayuda, pues no más el día del robo estuvimos llamándolos a la Policía y fue difícil lograr su presencia, sencillamente no los vimos”, indicó.

Desde que se presentó el impase los afectados han presentado varios oficios tanto a Telecom como a la Dirección de Servicios Públicos, sin embargo hasta el momento no ha habido una respuesta efectiva. Se espera que en los próximos días pueda haber un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades a fin de empezar a tomar las medidas que permitan mitigar esta problemática.