Dos conceptos políticos que tuvieron su origen en Grecia pero que ni si quiera fueron puestos en práctica, en el amplio sentido de la palabra, por los gobernantes de esa época porque siempre han prevalecido los intereses personales o de grupo para repartirse las dádivas o baratijas, producto del erario público y en la mayoría de los casos de lo obtenido de los pueblos vencidos después de una guerra, teniendo en cuenta que la democracia en esa época era puesta en práctica por quienes detentaban el poder ya fuera político, económico, social o religioso. Yo pregunto, ¿ hay alguna diferencia entre los gobernantes de esa época y los del siglo XXI?.


En Soacha, como en todos los municipios de Colombia, nunca ha existido ni existirá la verdadera democracia. No podemos olvidar que Soacha es el único municipio del país que tiene el 80% de advenedizos, esto calculando del millón de habitantes que hay en la actualidad y que han llegado como desplazados de un número aproximado de 25 departamentos de los 32 que tiene el país, sin olvidar también que el gobierno colombiano, incluyendo al Congreso de la República, no ha querido calificar a Soacha como la «COLONIA COLOMBIANA A NIVEL MUNICIPAL», que no le falta sino el fulminante para que en muy pocos años estalle «la bomba social» que servirá de ejemplo para otros municipios de Colombia.

A lo expuesto anteriormente hay que acotar que el soachuno de nacimiento ha contribuido a la situación que vive Soacha, aportando el ingrediente genético del karma de la envidia, el egoísmo, el resentimiento, la apatía y la amargura de no haber hecho lo que le correspondía hacer por su pueblo que los vio nacer y más si tuvieron la oportunidad y responsabilidad de ejercer el poder.

Considero que al hacer un análisis de todos los candidatos, tanto para la alcaldía como para el concejo, hay un 20% que tienen la identidad con Soacha (tarjeta) y esto porque nacieron en el municipio; en cuanto a lo político e ideológico no me atrevo a juzgar, porque con la reforma electoral, los electores no saben a qué partido pertenecen. Todo esto se da en Soacha porque hay una ignorancia total de su historia política.

En cuanto al sentido de pertenencia

Si hacemos referencia a su significado, considero que esta terminología no la deben expresar la mayoría de los candidatos a la alcaldía, al concejo y a las Juntas Administradora Locales de Soacha, pero sí lo puede hacer un porcentaje mínimo porque tienen el derecho de vivir en el municipio y por la relación que han tenido con el territorio por mucho tiempo y dentro de su jurisdicción, y que es considerado de su propiedad porque además es la tierra que los vio nacer. No obstante que quienes llevan viviendo en Soacha más de 10 años y tengan su familia, sean considerados como soachunos por adopción y por consiguiente a que se les respete ese derecho porque forman parte de la comunidad municipal.

Conclusión

Entonces qué esperamos de los próximos candidatos a la alcaldía, concejo y ediles?. El electorado es el que después de reflexionar decide por quién votar en la elecciones del 30 de octubre: por quienes siguen con la politiquería, el clientelismo, la corrupción administrativa y el despilfarro del erario público o por quienes le den cumplimiento a la democracia participativa, así sea “seudo” y al verdadero sentido de pertenencia sin importar si sea “mal entendido”. Considero que lo segundo es lo que le conviene a Soacha porque así lograremos alcanzar lo que ahora más que nunca añora la comunidad, que es el desarrollo integral de nuestro terruño.