La Avenida Terreros, principal vía de acceso a este barrio de la comuna tres, presenta actualmente un estado deplorable a raíz de las obras que adelanta la Empresa de Acueducto de Bogotá. Las rutas de transporte se suspendieron y ahora el único medio para ingresar son los bicitaxis.


El lamentable y vergonzoso estado de la vía ocasiona problemas de movilidad e inseguridad en la zona. El transporte público ya no transita por el lugar y los ladrones aprovechan para robar y atracar a los necesitados habitantes que se desplazan a pie hasta la autopista.

“La obra que está haciendo la Empresa de Acueducto de Bogotá ha ocasionado muchísima inseguridad, pues los ladrones aprovechan las vallas para esconderse y cometer sus fechorías; además cuando llueve se rebosa el caño que tenemos al respaldo del barrio, inundando la avenida y ocasionando problemas de movilidad. Pedimos que el Alcalde Juan Carlos Nemocón se haga cargo de la problemática y nos ayude con una solución lo más pronto posible”, agregó Esneda Ruiz, vecina de Jardín de los Rosales.

A esta problemática se suma la falta de apoyo de la Policía y del cuadrante, pues hasta el momento no ha habido respuesta a la petición de la comunidad de prestar guardia a la hora que salen y entran los habitantes, y así evitar los robos a los que se exponen a diario.

“Aquí se evidencia mucha dificultad, más que todo en la parte de seguridad, los bloques que está haciendo la Policía no están sirviendo, sumado a que la comunidad no colabora. En cuanto a la obra, pedimos que se acelere porque sabemos que nos va a beneficiar a futuro, es un colector que ayudará a que no se inunde la autopista y otros puntos del sector, aunque creo que faltan cuatro meses para su entrega. Ahora esperemos qué propuesta nos trae el Señor Alcalde para la pavimentación de la vía, la terminación de la ciclo ruta y la puesta en marcha del colector”, agregó Juan Francisco Rivera.

“Llevamos más de 10 años esperando la pavimentación de esta vía, pues cuando es verano el polvo nos deja blancos y cuando llueve nos toca salir con botas porque todo se inunda. Claro que el problema se agudizó con el inicio las obras en Ciudad Verde, las volquetas cogieron este punto de ingreso para llevar el material, eso acabó con lo poquito que quedaba de vía; adicionalmente tenemos unos vecinos que son zorreros y aprovechan la situación para robar y arrojar basuras y escombros, ellos no aportan nada bueno a la comunidad, por lo tanto pedimos que nos presten más atención y nos den una pronta solución”, manifestó Viviana Muñoz, tesorera de Jardín de los Rosales.

Como se evidencia, los habitantes de este barrio están desprotegidos y aislados, y como si fuera poco, desde hace tres meses se quedaron sin la única ruta de transporte que les prestaba el servicio debido a que la empresa Buses Blancos se fue del sector. Ahora solo quedan los bicitaxis, aunque a algunos conductores de estos vehículos también los han atracado.