Indignados se encuentran los habitantes de Ciudadela Sucre por el comportamiento del conductor del vehículo de placas SOE 711 afiliado a la empresa Tequendama, quien según versiones atropelló a un perro causando heridas irreparables en sus extremidades. Cuentan que lo reprochable es que una vez pasó por encima del animal, devolvió el automotor para rematarlo.


Según la Junta Defensora de animales de Soacha, el hecho se registró a las 7:30 am del pasado miércoles 19 de diciembre en el sector de Ciudadela Sucre. El canino sufrió fracturas abiertas en sus extremidades con desprendimientos de piel y de sus órganos reproductivos.

La misma fuente indicó que una vez el conductor cometió el hecho, continuó la ruta como si nada hubiera pasado. Horas más tarde regresó y al hacerlo fue identificado por los propietarios del animal y algunos vecinos del sector, quienes por poco lo linchan.

La Junta Defensora de Animales se hizo presente inmediatamente en el sitio de los hechos y al analizar las graves lesiones al animal, tomó la decisión de practicarle la eutanasia humanitaria.

“Desafortunadamente el vehículo no pudo ser inmovilizado porque la ley no sanciona a personas que causen accidentes intencionales a animales en vía pública. Sin embargo el colectivo se trasladó para que al conductor se le impusiera un comparendo por parte de la Policía de tránsito. Por sus múltiples heridas y traumas, al animal se le realizó la eutanasia humanitaria por parte de la Junta Defensora de Animales de Soacha y llevado posteriormente a cremación. Como Administración municipal daremos inicio al proceso sancionatorio al conductor”, publicó la JDA en su página de Facebook.

Según versiones de la comunidad, el conductor fue identificado como Eduardo Lugo Fonseca.

Por la heridas tan delicadas y la forma como le quedaron las extremidades al animal, Periodismo Público se abstiene de publicar lo foto completa del canino.

Fotos: Facebook JDA