Con la presencia de delegados de la  Personaría  y la Defensoría del Pueblo, las autoridades de Soacha adelantaron el operativo de desalojo  en la mañana  este jueves. Enfrentamientos continúan (8:45 a.m.)

Luego de la toma de un predio privado en la parte alta de Ciudadela Sucre en Soacha,  a cargo de familias que argumentan no tener dónde vivir, las autoridades comenzaron en la mañana del miércoles un trabajo de persuasión con el fin de concienciar  a los invasores sobre el delito que estaban cometiendo.  

Cuentan los habitantes del lugar que detrás de la toma existen mafias de tierreros, líderes de la zona y un grupo de venezolanos que se ha dedicado a invadir predios.

Durante el martes 24 de junio fue conformada  una mesa de diálogo entre los ciudadanos que se tomaron el terreno en Soacha (Cundinamarca) y las autoridades municipales, con el fin de llegar a un acuerdo para que el predio se desalojara  de forma pacífica.   

La versión de los líderes sobre la existencia de tierreros fue confirmada por el secretario de gobierno de Soacha, Danny Caicedo.  “Hay una mafia que se dedica a invadir terrenos públicos y privados  para luego comercializarlos ilegalmente, estafando a familias pobres a las que ilusionan diciéndoles que es la forma más fácil de lograr una vivienda gratuita”, sostuvo.

Ante la advertencia de las autoridades, teniendo en cuenta que los invasores están violando la Ley 599 de 2000, Código Penal Colombiano en su Artículo 263, donde establece que si un tercero invade un terreno o una edificación, incurriría en una pena de cuatro a ocho años de prisión para el promotor, organizador o líder  de la invasión, ayer mismo  varias familias comenzaron a desalojar el predio por  cuenta propia.

No obstante, muchos se quedaron y pasaron la noche en cambuches en medio de fogatas improvisadas para protegerse del frío.

Hoy jueves, desde muy temprano,  las autoridades volvieron a persuadir a los invasores para que desalojaran pacíficamente el predio privado. No obstante muchos se resistieron y después de insistir decidieron actuar, poniendo en marcha el operativo de desalojo.

Sin embargo el operativo se vio afectado cuando los uniformados fueron  rodeados por varios grupos de personas, muchos de ellos venezolanos, quienes incluso dispararon contra la fuerza pública. Fue  necesario pedir refuerzos del GOES y más miembros de la Policía.

A la hora de cierre de esta nota (8:45 a.m.) los invasores ya fueron desalojados de sus cambuches, pero los enfrentamientos continúan en la zona.

Foto: calidad original