El propietario del vehículo asegura que lo llevó a un taller propiedad de un venezolano que funciona dentro del parqueadero, pero que el pasado jueves desapareció el mecánico y el carro. Ahora nadie responde.

Anderson Rivas es propietario del microbús de placas PEP 604 de Pereira y asegura que su vehículo fue sacado de un parqueadero ubicado al lado del centro comercial Unisur. Esta es la historia:

“Hace aproximadamente un mes quedé varado sobre la autopista Sur, el vehículo no me prendía y a esa hora (6:00 pm) no podía conseguir un sitio para arreglarlo, entonces decidí llevarlo al parqueadero San Mateo al lado de Unisur. Esa noche lo dejé ahí y al otro día llegué con mi mecánico, pero el vigilante me dijo que no podía ingresar ningún mecánico ajeno al parqueadero; me dirijo a la administración para que autorizaran. Allí me llevaron a uno de los talleres ubicados dentro de este espacio y me presentaron al señor Jonathan (propietario), y él me asigna al mecánico Santiago Lugo. El vehículo lo desvaran en un mes porque supuestamente le encuentran muchos daños, lo recojo y salgo con mi carro”, relató Anderson.  

Pero al andar el vehículo nota que algo no quedó bien y lo devuelve por garantía. “Me comunico con el mecánico (el jueves anterior) y me dice que lo lleve de nuevo al taller. Al llegar al sitio, el mecánico me pide las llaves y me dice que pase el sábado por el carro.  Lo dejé confiado que estaba vigilado y que los administradores del parqueadero les alquilan su espacio a personas con su documentación en regla”, añadió.

Justo el pasado jueves comenzó la pesadilla para Anderson. “El mismo jueves el mecánico se comunica conmigo y me dice que hay que anillar el motor y que pase el sábado. Sin embargo, ese día pasé en horas de la tarde para mirar cómo iba el trabajo, me acerco y no veo a ningún empleado del taller ni el vehículo, pensé que le estaban dando una vuelta o que lo habían llevado a otro taller para anillarlo, no le vi ningún problema y me fui.  Vuelvo el viernes y hablo con el señor Jonathan, uno de los propietarios del taller, y me preguntó que si me había comunicado con Santiago (el mecánico), me dijo que tenía el celular apagado y no respondía el WhatsApp, pero que de pronto era por el puente festivo o que había perdido el teléfono. Ahí ya me preocupé, aunque seguí confiando en ellos”, relató.  

 Anderson se fue para su casa preocupado y regresó el viernes, luego el sábado, y tampoco encontró en el taller al mecánico ni a su vehículo. Regresó el lunes, habló de nuevo con Jonathan (de nacionalidad venezolana) y él mismo le dijo que fuera a buscar a Santiago al lado de la bomba El Tigre, que él se la pasaba por esos lados.

“Fui a mirar y nada. Entonces puse la denuncia virtual y de nuevo el día martes me acerqué, pero en el parqueadero me dijeron  que no van a responder, que no conocen al señor Santiago; me dirigí a la Sijin y a la Policía,  me asignaron unos patrulleros con quienes fuimos al taller; allí constataron que  el negocio no tienen su documentación en regla y que tampoco encuentran al mecánico, incluso lo que dijeron es que seguramente se llevó el vehículo a desvalijarlo a Venezuela, que Santiago se quedaba en un hotel, cuando ellos son familiares porque le decía a uno de los empleados suegro y al dueño del taller cuñado”, replicó el afectado.  

Finalmente, Anderson habló con la administradora del parqueadero para que le responda porque el taller queda dentro de este espacio y ellos fueron los que lo recomendaron, pero le dijeron que no.

“La administradora del parqueadero habló con el dueño del taller y le dijo que tenía que responder, pero ahora el propietario dice que no conoce al mecánico, cuando él fue quien lo puso, además el vehículo salió del parqueadero sin ningún problema y ahora nadie responde”, puntualizó.

Anderson pidió a las autoridades agilizar la búsqueda de su vehículo e investigar al taller porque un empleado de este negocio fue el que desapareció con su microbús.