Desmantelan tenebrosa banda de torturadores, asesinos y extorsionistas en Soacha

Los Morfeo, banda que instaló garitas en la parte alta de Soacha, en límites con Bogotá, para vigilar los movimientos de los habitantes de la zona y torturarlos o matarlos, si no cumplían con las exigencias de la red.

Presuntamente se trata de una banda que torturaba, asesinaba y/o extorsionaba hace casi dos años a los habitantes de siete barrios de Soacha, Cundinamarca.

Según denuncias, son varias las familias que por amenazas y agresiones tuvieron que abandonar sus casas. Eran personas que vivían en la periferia del municipio y no contaban con el dinero que les exigían, puesto que eran desplazadas del conflicto interno.

Más de 100 habitantes de la zona han denunciado a esta banda, pues aseguraron que el infierno lo vivían desde hacía ya más de un año, cuando los delincuentes llegaron a esa zona de Soacha y mataron a un niño de 13 años que presuntamente colaboraba en la venta de estupefacientes.

Gracias a un operativo de la policía, un uniformado se infiltró en la zona y logró con su apariencia de habitante de calle ganar la confianza de los delincuentes. Desde esta instancia se siguió con el operativo encubierto.

El mismo agente infiltrado grabó a los jefes de la organización, citando en el barrio a los supuestos deudores para que se pusieran al día con los criminales. A los que se negaban, cuenta el uniformado, los subían para las garitas y terminaban torturados o asesinados.

Para leer: Golpe al tráfico de estupefacientes en Soacha, capturan a ‘Los Fronterizos’

Toda la información obtenida por sus hombres infiltrados en la zona la recibía directamente el comandante de la Policía Metropolitana de Soacha, el coronel Germán Castillo, quien junto con el fiscal uno especializado de homicidios de Soacha, cuadraban las piezas del rompecabezas para el gran golpe.

“Tiene una renta criminal de aproximadamente 30 millones de pesos mensuales. Se logra como material probatorio cuatro mil audios de interceptaciones telefónicas, asimismo se logra la vigilancia y seguimiento de videos”, contó Castillo.

La información permitió llegar hasta la guarida de los integrantes de la banda. Allí también cayó el jefe, alias ‘el Indio’, un disidente de las FARC.

“Con un componente aproximadamente de 450 policías, se realizan 15 diligencias de allanamiento y registro. En esas diligencias se capturan a 12 personas por orden judicial”, anotó el coronel.