Camperos, automóviles, camionetas, vans, furgones, camiones, volquetas y hasta tractomulas parquean en las afueras de los conjuntos residenciales y ni la Policía ni la Secretaría de Movilidad hacen algo para evitar tanto desorden e inseguridad.

“Todas las noches parquean camiones, busetas y colectivos diésel, eso es un ruido y una contaminación terrible, y en las mañanas los dejan un rato prendidos y ese gas llega hasta los apartamentos”, dijo Isabel Garzón, residente en Parque Campestre.

Otro problema es el estado del pavimento por el ingreso de vehículos de carga pesada. “La calle del frente del conjunto está desbaratada porque llegan a parquear camiones y volquetas, hemos puesto la queja y nadie nos pone cuidado, incluso la administración del conjunto ha gestionado y tampoco”, aseguró Pompilio Aldana, residente en San Mateo.

El parqueo de vehículos en la entrada a conjuntos residenciales se ha extendido a todo el perímetro de la ciudad y la queja es la misma: desorden, contaminación e inseguridad. “Detrás de los carros se esconden los ladrones y expendedores de droga, aquí han robado a más de una persona”, dijo una residente de Torrentes.

 Conjuntos nuevos como Hogares Soacha ya presentan este problema y algunas calles de ingreso a se llenan de vehículos parqueados, especialmente en horas de la noche.   

 “Es molesto entrar a los conjuntos ya que dejan parqueadas tractomulas por varios días, al igual que colectivos y otra clase de vehículos. Además estos carros tan pesados van a terminar dañando las vías”, puntualizó un residente del conjunto la Confianza 2 de Hogares Soacha.   

El problema es por todo lado con el agravante que la Secretaría de Movilidad y las autoridades de tránsito no hacen nada para controlar este problema. La Policía de esta especialidad se dedica a la autopista Sur, carrera 7 y algunos puntos específicos, pero no revisa ni hace operativos en las entradas a los conjuntos residenciales del municipio.

  

Por Natalia Soto