Una transformación total de la Registraduría y el cambio en la imagen negativa del municipio en los procesos y resultados electorales, acompañados de un incalculable número de amigos y simpatizantes, son la mejor carta de presentación del hoy ex registrador, Marco Antonio Valenzuela, durante su estadía en Soacha.


Este abogado especializado en Derecho administrativo, amante de la cocina, trasparente, exigente, humano y muy servicial, se va hoy de la Registraduría de Soacha después de cumplir una loable labor y de lograr ‘limpiar’ el nombre de una ciudad que en materia electoral tenía la inmensa y negativa fama a nivel nacional de armar revueltas y protestas en cada resultado electoral.

Cansado del ajetreo normal de un cargo público, en octubre de 2011 había manifestado su intención de retirarse de la Registraduría para dedicarse a la docencia universitaria. En ese tiempo respondió:

Su futuro entonces está en la docencia ?. «Quiero retirarme para dedicarme a la docencia, hay una oferta en la universidad y creo que es mi futuro».

Significa que su estadía en Soacha está llegando al final ?.»En la Registraduría, sí. Creo son mis últimos meses en la institución».

Hoy el Dr. Valenzuela deja un municipio que lo adoptó, a unos habitantes que se habían acostumbrado al saludo amable de una persona con carisma, simpatía, decencia y con la voluntad suficiente para servir. La figura del Registrador, sin duda, deja un vacío en una ciudad que siempre lo vio como ese hombre servicial, alegre, simpático, descomplicado y con un alto sentido de ayuda en un municipio convulsionado por los problemas.

…..HASTA PRONTO, DR. VALENZUELA.

Vea la vida del Dr. Valenzuela en: 5539