De 463 casos registrados por quemaduras por pólvora en el territorio colombiano, once se han presentado en el departamento de Cundinamarca. Esta cifra representa el 2 por ciento del total nacional de lesionados, que se traduce en una disminución progresiva de accidentes que se venían presentando en esta región del país.


Así lo informó el director del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias de Cundinamarca, Carlos Arturo María Julio, “hasta hoy tenemos once quemados, cinco de ellos menores y seis adultos. Dos pacientes en la provincia de Ubaté, dos en San Antonio del Tequendama, dos en Soacha, y un caso en cada uno de los siguientes municipios: Pacho, Cota, Mosquera, Puerto Salgar y Quebrada Negra”.

En comparación con el año pasado, el departamento mantiene una cifra similar de afectados, ya que con corte a 26 de diciembre del año 2011, se registraron también once casos, que fueron atendidos oportunamente por las autoridades de salud.

El primer lugar en la lista de lesionados por quemaduras en Colombia, lo ocupa Antioquia con 126 quemados, 70 de ellos, son menores de 16 años; seguido por Valle Del Cauca y Quindío.

Los afectados, han presentado quemaduras de primero y segundo grado, lesiones leves que no han comprometido la vida de las personas y que han sido tratadas oportunamente por el personal médico de urgencias de los hospitales cundinamarqueses. Hasta el momento, los pacientes han sido controlados ambulatoriamente y no se presenta ninguna persona hospitalizada por esta tipo de incidente.

“La Administración departamental, continua alerta a cualquier caso, y hace un llamado especial a padres de familia y cuidadores de menores para que no permitan que sus hijos manipulen artefactos pirotécnicos, ni siquiera si están acompañados de un adulto y así evitar lesiones que puedan llegar a afectar la vida de un pequeño para siempre”, manifestó el secretario de Salud de Cundinamarca, Germán Augusto Guerrero.

Medidas básicas para prevenir y tratar quemaduras

1. Vigile el comportamiento de los niños, niñas y adolescentes para evitar la adquisición y manipulación de artefactos pirotécnicos.

2. Recuerde que manipular artefactos pirotécnicos bajo estado de embriaguez o alicoramiento incrementa los riesgos de sufrir lesiones auditivas, daños oculares, heridas abiertas y quemaduras.

3. Si sufre una lesión ocasionada por pólvora acuda de inmediato a un centro de atención hospitalaria.

4. No utilice cremas, aceites, café u otros elementos para aplicar sobre las lesiones, evite tratamientos caseros. Humedezca un paño limpio con agua fría y mantenga húmeda la zona afectada.