Por el talento humano y su riqueza cultural, Soacha fue escogida para producir el documental “Que los brazos de la infancia salven paz”.


Son 30 minutos donde se evidencian las diferentes situaciones que enfrentan los niños para no caer en los vínculos peligrosos con la guerra en Colombia.

¿Qué harías si fueras famoso?…“Construiría muchos parques y colegios”, es la respuesta de uno de los niños que actúa en el documental, deseo que los infantes persiguen en un país y en un municipio como Soacha, donde llegan a diario familias enteras en busca de nuevas oportunidades y aceptación social en medio de las altas cifras de desplazamiento forzado.

El documental surge de una inquietud con el colectivo colombo-español y la dirección de cultura de Soacha. El municipio padece una problemática social un poco compleja, pero también cuenta con una riqueza invaluable en historia, tradición, música, folclor y escuelas de formación que intentan reivindicar las tendencias culturales soachunas.

“Que los brazos de la infancia salven paz” cuenta la historia de un municipio que cree firmemente en que la cultura puede desplazar a la violencia, se presenta un paralelo entre una familia que llega a Soacha víctima del desplazamiento y otra que presenta problemas familiares de alcoholismo, en cabeza del padre, y el vacío amoroso que enfrenta su hija. Falta de diálogo, tiempo y descuido entre los integrantes del hogar son los aspectos que llevan a esta pequeña a brindarle confianza a un reclutador, proceso que la lleva junto con otros tres amigos a “defender con su vida a un fusil”.

Cristian David, actor natural que le muestra al espectador que la cultura es la mejor opción de vida, rechaza cualquier tipo de violencia por medio de su talento para interpretar el violín; cuenta con el apoyo de sus padres, quienes a pesar de su condición de desplazamiento, ven la cara bonita de la vida y buscan el apoyo cultural para que su hijo siga adelante con la música.

La realización del documental duró un mes, estuvo bajo la dirección de Oscar Fernández, un Ingeniero Civil de profesión pero escritor de vocación; nacido en la ciudad de Vigo, un puerto que se encuentra al noroeste de España, ciudad de la cual tuvo que salir debido a las mayores oportunidades de trabajo que buscaba su padre, esto lo hizo emigrante en ciudad de México. Su inclinación humanista lo convirtió en escritor, siendo un fuerte crítico de la injusticia social. Para Fernández lo más importante es proteger la infancia, dado que es la población que recibe la crisis del planeta en todas sus facetas y está comprometido firmemente con el rescate social y cultural.

El documental será exhibido en diferentes países de Latinoamérica. Después de haber estado en Soacha-Colombia, Fernández parte para Perú y Bolivia donde realizará un trabajo sobre los indígenas, y finalizará en Argentina y Uruguay; en enero del próximo año estará en Palestina “para dar a conocer este trabajo que muestra a Soacha como una mini Colombia, donde se ve el lado bueno y lo discutible, donde los niños son aprendices culturales y explican el caso de sus vidas mas que la actuación”, concluyó Oscar Fernández.