Harold Espitia, funcionario del IMRDS y Jhon Jairo Bucurú, líder de la comuna cuatro de Soacha, estuvieron recientemente en la primera versión de ‘Héroes Fest’, un evento que durante tres días convocó en la ciudad de Medellín a mil líderes colombianos con el objetivo de crear una comunidad de emprendedores.


El evento contó con ponentes de talla mundial como Steven Wosniak, cofundador de Apple; Jorge Reynolds Pombo, creador del primer marcapasos; Alicia Ríos, directora de Colciencias; Juan Manuel Santos, presidente de Colombia; Santiago Rojas Arroyo, Ministro de comercio, industria y turismo, y Francisco Manrique, director de la escuela de liderazgo, Origen.

Uno de esos mil líderes colombianos que participó en ‘Héroes Fest’ fue Harold Espitia, un joven del barrio La Veredita de Soacha que ha venido realizando por más de siete años un trabajo comunitario en su sector por medio del deporte y la recreación, y quien manifiesta que así como él, hay muchos emprendedores en todo el municipio. Asegura que sus aprendizajes adquiridos en este evento quiere replicarlos para que trasciendan en el tiempo, partiendo del principio del logro colectivo y las alianzas que se pueden crear entre la comunidad.

Periodismo Público dialogó con Harold Espitia, quien aseguró que una de las ventajas de haber participado en ‘Héroes Fest’, “es resaltar como los seres humanos tenemos la capacidad de soñar, razonar y transformar todas nuestras ideas en proyectos reales, aterrizados e innovadores”, y recalcó que para la obtención del éxito en los proyectos, se necesita disciplina, creatividad, amor y mucha pasión. Así habló este líder soachuno:

Harold, ¿cómo fue escogido en este evento que se realizó recientemente en Medellín?

Todo comienza con reconocer un trabajo social que he venido haciendo desde años anteriores, estando allí llega una persona de Compensar que me busca como líder social, hicimos un trabajo mancomunado y luego se presenta la oportunidad de que me beneficie con una beca como trabajador social y presentarme en Origen, una escuela de liderazgo en la cual desde la diversidad de cargos y los contextos sociales se hace un crecimiento como persona, como ser humano para trascender en el tiempo y dejar huella en cada uno de los quehaceres desde la profesión que tengamos. Allí se adelanta un proceso de casi 6 meses donde gracias a Dios se pudo reflejar la identidad que yo he venido teniendo en todo el tema de crecimiento personal, lo que repercute en la beca para ir a Medellín.

¿Su llegada a Origen se da por el trabajo social que usted venía haciendo en La Veredita?

Claro. Creo que de ahí parte mi pasión. Yo he venido trabajando desde el año 2004 con la parte deportiva del barrio La Veredita y actualmente sigo con ese proceso de colaborar, de poder dar lo que gracias a Dios logré con el apoyo de mi familia, ya que me pudo apoyar para estudiar Licenciatura en Educación Física. Entonces qué bonito es poder colaborar. Me di cuenta que a través del deporte podía beneficiar a mi comunidad y esto se ve reflejado en la labor que desempeño en Origen, pero más allá de lo que haga, es preguntarme, qué puedo mejorar yo para ser un potencial, no solo para mi barrio sino para todo el municipio. Origen es el que fortalece todas esas actitudes y aptitudes que yo tenía y que hoy me generan un nuevo reto.

¿Cuándo le avisan a usted que forma parte de ese grupo selecto para participar en Medellín?

Primero vale la pena destacar que nos ganamos un premio como proyecto del mes, de trascender, que es un programa que tiene Origen, luego nos dan la gran noticia que gracias a este proyecto iríamos a Medellín, es decir, se dio por el trabajo social que se realizó en La Veredita.

¿Cuál es su sensación al llegar a Medellín y ver a personalidades como el presidente de la República y a uno de los fundadores de Apple?

Para mí es un gusto encontrar estas celebridades, a los cofundadores de Apple, al creador del Marcapasos, a la directora de Colciencias, al Presidente Santos, al Ministro y también ver exponer a ciertas personas, es muy gratificante. Y mire que allá me encontré a otra persona de Soacha, a Jhon Jairo Bucurú, un líder de Altos de Cazucá con un proyecto de empresa que él tiene, entonces, viendo todas estas celebridades, es además destacar que dentro de ellas también quedó para mí, como líder inspirador, alguien que es de mi municipio.

En eso uno debe estar a la expectativa de lo que hablaba el mismo presidente y los cofundadores de Apple, entre otros. Fue un evento de gran altura, y ahora pienso cómo puedo yo retomar esto para mi aprendizaje? La idea es que esos aprendizajes se vean repercutidos en el tiempo, que trasciendan lógicamente y dejen huella?

¿Qué hicieron durante los tres días del evento denominado Héroes Fest?

Se hizo en Plaza Mayor de la ciudad de Medellín. Algunos exponentes se hacían en el teatro principal que era donde venían los invitados internacionales, los escuchábamos y luego pasábamos a la Plaza Verde, también de Plaza Mayor. Entonces era el interés de cada uno de nosotros: liderazgo, emprendimiento, experiencias de proyectos económicos y empresariales como para dejarle la chispita a uno. Y así se realizaban diferentes talleres y cuando iban los grandes exponentes, nos reuníamos todos en el teatro.

¿Qué fue lo que más le llamó la atención de las diferentes conferencias y talleres de Héroes Fest?

El tema de emprendimiento porque siempre se tocaba el interés, el amor y la disciplina. Pensar que los sueños y las ideas que alguna vez tuvimos o que tenemos en nuestra vida, deben ser evaluadas para corregir posibles errores y fortalecer una idea que tal vez nos genere un cambio de pensamiento en cuanto al proceso de mejoramiento en nuestro municipio, lo digo en diferentes campos, nos enfocaban mucho la parte empresarial y creo que me traje unas bonitas experiencias, pero lo más importante es no dejarlas en el papel o en palabras, sino poderlas ejecutar.

¿Cómo podría usted retomar esas experiencias y plasmarlas en el municipio?

Estoy seguro que lo aprendido en Medellín tiene que repercutir. Seguramente si no hay un trabajo en equipo, tal vez no podré socializar esto con mis compañeros, especialmente con los de la línea deportiva, inclusive he tenido algunos acercamientos con un grupo y tal vez lo que yo les traje y les presente es bueno, de reunirnos con los profesionales y no profesionales que tiene nuestro municipio para debatir del tema de lo que está pasando en todos los campos y de qué forma nosotros podemos ayudar.

En este momento si nosotros estamos dados al cambio y si por lo menos de mi parte quiero demostrar algo, especialmente a toda esta población que está llegando a nuestro municipio, hay que partir por las primeras edades: niños, jóvenes y adolescentes que pasan por un difícil momento de flagelos en nuestro municipio, pero, más allá de pedir, es preguntarnos ¿qué podemos dar nosotros?. A veces nos quedamos en qué nos van a dar y seguramente si no damos, vamos a tener discusión, entonces es qué podemos ofrecer nosotros y por eso tomaba una frase que me quedó de una de las conferencias y es “Dar antes que tomar”. Qué podemos ofrecer nosotros que nos identifique y seguramente más adelante seamos fortalecidos por otras instituciones que quieran generar un proyecto de cambio, creo que las alianzas que se puedan generar, ya sean públicas o privadas, pueden llegar a transformar algo de nuestro municipio, si todos vamos a poner un granito de arena, seguramente vamos a tener una construcción de sociedad y a eso es a lo que le apuntamos.

¿Cómo resume su participación en este evento?

Es un reto y un sueño. Un sueño de cambio a nivel personal, de retarme a construir también, de volverme un empresario. Todo ese tema empresarial y de testimonios me generó mucha expectativa y me pregunté por qué no lo he hecho si he tenido mejores oportunidades y tal vez no las he identificado, ¿qué pasa con eso?, ¿qué ideas traigo? Es un sueño que deseo y seguramente quiero que trascienda, no solamente en mí sino en varios de los muchachos que podamos empoderar y que cambiemos un poco la visión de lo que estamos constantemente esperando. Necesitamos innovación en nuestros jóvenes, pero si no hay disciplina, amor, y si no hay una pasión por lo que se hace, no vamos a poder hacerlo.

Entonces es como pender la chispita en varios compañeros, trabajadores sociales que los hay mucho, el caso de la persona que le cuento y como él hay varios que seguramente no se han identificado, entonces hay que buscarlos para que tengan la oportunidad que tuve yo y que tuvo el muchacho de Cazuca, que se den a conocer. Es un equipo de mucha gente y que desde la diversidad de pensamientos, culturas, estratos, vamos a tener que fortalecernos y en algún momento hay que hacer un pare para poder generar un cambio positivo en nuestro municipio.

Finalmente, ¿se imaginó algún día estar al lado de Steve Wozniak, uno de los cofundadores de Apple?

La verdad no. Cuando nos dan el cronograma, la sensación fue estar ahí en ese momento, fue algo mágico y maravilloso, estar al frente de esas grandes eminencias lo deja a uno anonadado y uno lo que quiere es seguir escuchando estos testimonios para poder aprender.

Ellos arrancaron de un sueño, lo comentaban, algo que crearon desde niños, lo identificaron, buscaron los errores, los corrigen, retoman el proyecto y crean Apple, que es una firma identificada a nivel mundial.

Fue gratificante estar allí, un orgullo haber estado cerca de ellos, al igual que de eminencias como el Doctor Jorge Reynolds Pombo, creador del primer marcapasos, creo que fue uno de los más aplaudidos en las discusiones por todo lo que gira alrededor de este aparato. Cuenta su historia de cómo empezó con la batería del carro, cómo se construye desde la experiencia cosas que hoy son importantes y significativas para ellos y para el mundo, y más que-como dicen ellos-nunca quisieron ese reconocimiento, se dio por sí solo, simplemente por trabajar y soñar.