Olga Lucía Jurado es una persona desplazada que decidió apostarle al emprendimiento para superar el drama de la violencia, e iniciar una nueva vida a través de una microempresa de confecciones, de la cual devenga el sustento diario con el que aporta para mantener a su familia y subsistir en medio de la adversidad.


4-1-3.jpg

Hace aproximadamente cuatro años, Olga y su familia tuvieron que salir de Cartagena del Chairá (Caquetá), huyendo de la violencia y la deshumanización propia del conflicto armado interno de Colombia. Aunque inicialmente llegaron a Bogotá para refugiarse, terminaron viviendo en el sector de Altos de Cazucá en la comuna cuatro de Soacha, donde comenzaron un negocio de confección de satélite, elaborando las dotaciones de varias empresas de la región, además de algunas prendas para particulares:

“Yo hago chaquetas para un satélite de confección, en el cual me dan los insumos para hacer la ropa de las empresas. Ya llevo tres años realizando este trabajo,encargándome de hacer las dotaciones para varias empresas de Bogotá. Hace 15 días terminamos 200 chaquetas, y ahora estamos realizando 400 prendas más para los mismos clientes. Acá trabajo con mi esposo y mis hijos, actualmente estamos en el barrio Casaloma”, explicó Olga Lucía.

Según explicó, lo que le permitió iniciar con el negocio en un principio, fue la ayuda que le dio el entonces Acción Social (hoy Departamento para la Prosperidad Social) por ser parte de la población desplazada del municipio. Con los recursos recibidos logró comprar sus dos primeras máquinas, y con el pasar del tiempo fue comprando las demás. Actualmente cuenta con 6 máquinas, y diariamente realiza extensas jornadas que van desde las 4am hasta las 12am o la 1am.

Al ser un negocio familiar, Olga cuenta en su labor diaria con el apoyo de sus hijos y su esposo, pero más que nada de Alejandra, su hija mayor. Ella habló acerca de su trabajo, la experiencia obtenida y los conocimientos adquiridos en la realización de las prendas que fabrican para varias empresas:

“Llevo trabajando en esto el mismo tiempo que llevan mis papás, ellos me enseñaron a trabajar y les estoy ayudando en este negocio. En el momento no estoy estudiando, pues me dedico únicamente a ayudarles a mis padres, pero lo bueno es que he aprendido a hacer de todo y tengo mucha experiencia en este oficio. Quiero que mis papás salgan adelante y que puedan conseguir ellos mismos sus insumos para confeccionar las chaquetas, a fin de que tengan recursos propios”, expresó Alejandra.

Como los recursos son limitados y la situación no es la mejor, Olga y su familia hacen un llamado a todas aquellas personas, entidades o instituciones que deseen ayudarles en el desarrollo de su unidad productiva, con el objetivo de que en un futuro no dependan de un satélite para realizar su trabajo y así poder ser autosuficiente. Los interesados pueden comunicarse con Olga Lucía a los celulares: 313 4202493 – 314 3023619.